Racing descontó y sueña con el empate

Deportes

Independiente le ganó por 2-1 a Racing, y se quedó con toda la alegría del clásico de Avellaneda, correspondiente a la sexta fecha del torneo Apertura.

Darío Gandín, en dos oportunidades, el segundo de penal, marcó los goles de Independiente, mientras que Damián Ledesma descontó para Racing. El partido se jugó bajo un intenso frío en el estadio Juan Domingo Perón, con un mal arbitraje de Saúl Laverni.

Con este triunfo, Independiente suma 10 unidades y está a 6 del puntero Estudiantes de La Plata. Racing se quedó en 4 puntos, no ganó en lo que va del Apertura y se complicó mucho con el promedio del descenso.

Los locales presentaron un esquema 3-4-1-2, con Lucas Castromán como acompañante en el ataque de Rubén Ramírez. Independiente desplegó un 4-3-2-1, con Darío Gandín asociándose con Ignacio Piatti en le gestación, por detrás de la única referencia en el área, Andrés Silvera.

La visita golpeó desde el vestuario, con un desborde por la derecha de Walter Busse, que Darío Gandín definió de primera dentro del área, al palo derecho de Jorge De Olivera. Así, Independiente logró inmediatamente abrir a una defensa compuesta por tres marcadores centrales, con Adrián Lucero lento en el retroceso para tomar a Busse.

Los dirigidos por Caruso Lombardi descuidaron los laterales y el equipo de Américo Gallego atacó preferentemente por la derecha. En la ofensiva, Racing contó con la escasa participación de Sebastián Grazzini para elaborar juego y dependió para lastimar de acciones con pelota detenida o de remates desde afuera, como el de Rubén Ramírez, que se fue apenas arriba a los 14 minutos del primer tiempo.

Y en un tiro libre en forma de centro a los 20 minutos, Marcos Cáceres cabeceó y la pelota pegó en el travesaño. Pero un penal inexistente cobrado por falta de Lucas Aveldaño a Lucas Mareque que Gandín transformó en gol con un tiro ajustado al palo izquierdo, le permitió al equipo que supera a su clásico rival con 20 partidos, aumentar la ventaja.

A partir del segundo tanto, Racing se desmoronó y pese a tener siete jugadores de campo para marcar, no fue capaz de contener los intentos ofensivos del visitante. Inmediatamente Ricardo Caruso Lombardi pasó a defender con cuatro con la reposición de Braian Lluy como lateral izquierdo, marcando que se equivocó en el planteo inicial y siendo, por eso, el gran responsable de la derrota de Racing.

En cada contraataque, Independiente estuvo a punto de aumentar la diferencia pero le faltó precisión en el último toque. Para el segundo tiempo Caruso sacó de la cancha al peor jugador del partido, Adrián Lucero, hizo ingresar a Juan Carlos Falcón y así Racing creció, levantaron algunos jugadores, como Ledesma y el sueño del empate no parecía imposible.

La esperada reacción de Racing se concretó a los 3 minutos, con una buena combinación por la derecha, que Damián Ledesma concluyó con un cabezazo junto al palo derecho de Adrián Gabbarini.

Luego, Caruso metió un delantero más de área, Javier Velásquez, y a un mediocampista externo, Damián Steinert, por Grazzini, con lo que volvió a cambiar el esquema a un 4-4-2. Mientras el técnico apostó a enviarles centros a los centrodelanteros, Jorge De Olivera evitó el tercero del 'Rojo', al taparle un remate a Busse.

Gallego apostó por la velocidad de Martín Gómez para el contraataque pero el visitante falló al intentar rematar el partido. Racing se expuso pero no logró el empate, ante un rival que terminó haciendo prevalecer la ventaja, aunque con bastante sufrimiento

Dejá tu comentario