River se aferró a las manos de Carrizo para llegar a la cima

Deportes

El talento y la inspiración de Erik Lamela y otra gran actuación del arquero Juan Pablo Carrizo le permitieron a River vencer como visitante por 1 a 0 a Racing, en una victoria que lo mantiene entre los candidatos al título pero al mismo tiempo lo alejó de la zona de promoción, en un partido por la duodécima fecha del Torneo Clausura.

Mariano Pavone, de tiro penal, a los 33 minutos, marcó el único tanto para la victoria del conjunto dirigido por Juan José López, que terminó el encuentro con diez jugadores por la expulsión del defensor uruguayo Juan Manuel Díaz, a los 45.

La visita sumó así su sexta victoria en el certamen, trepó a 22 puntos y se mantiene en la pelea por el título en los primeros puestos de la tabla de posiciones.

En tanto, el conjunto dirigido por Miguel Ángel Russo sumó su segunda caída al hilo y la sexta en el certamen y cuenta con 16 unidades, muy lejos de los primeros puestos.

El encuentro tuvo una primera parte vibrante donde Racing fue más pero no pudo con Carrizo, mientras que River hizo su negocio gracias a la habilidad de Lamela y la potencia de Pavone, y se fue en ventaja.

En el complemento, el conjunto de Núñez aguantó con un hombre menos, no jugó ni dejó jugar al local que no supo como romper la valla del arquero visitante.

En el primer tiempo, Racing arrancó encontrando el dominio del juego y presionando bien arriba a su rival. Tuvo una jugada muy clara donde el colombiano Gutiérrez la picó ante la salida de Carrizo y la pelota se fue apenas afuera.

La falta de contundencia pinchó el ánimo y le permitió a River adelantarse un poco en el campo y comenzó a inquietar el arco de Roberto Fernández gracias a la movilidad de Erik Lamela.

El juvenil primero construyó una pared con Rogelio Funes Mori (quien volvió a ser titular por la paternidad de Diego Buonannote) y habilitó solo al delantero que remató desviado y luego, el mediocampista, irrumpió en el área a pura gambeta hasta que Matías Cahais lo derribó.

Pavone no dudó, se aferró a la pelota, la acomodó, y con un potente remate al medio del arco cambió la falta por gol y abrió la cuenta para la visita.

Un minuto después, Carrizo demostró lo que sería toda la tarde: una muralla inexpugnable. El arquero de River se lució y le tapó una pelota clave al incisivo Gutiérrez que había transformado un pelotazo en una situación de gol.

Racing se avalanzó otra vez al ataque, Gabriel Hauche encaró y ganó por la derecha, el uruguayo Juan Manuel Díaz lo bajó, se ganó la segunda amarilla (la primera había sido a los 25 minutos por una falta a Patricio Toranzo) y dejó infantilmente a su equipo con diez hombres.

En el complemento, con un hombre menos, River se atrincheró cerca de Carrizo y se dedicó a aguantar y a hacer tiempo ante un Racing impotente que se fue deshilachando con el correr de los minutos.

El arquero de Núñez se lució en tres tapadas clave para ahogarle el grito a los locales. Primero le tapó el gol a Pablo Lugüercio, después volvió a ganarle el duelo al colombiano Gutiérrez y por último, se lució con una volada para despejar un tiro libre de Toranzo.

A River le alcanzó con tres apariciones de Lamela y la solvencia y carácter de Carrizo para dejar en el camino un rival que viene golpeado y parece no encontrar la salida.

Dejá tu comentario