23 de abril 2024 - 10:00

San Lorenzo: la gestión Moretti no arranca y ya sin Insúa arriesga a otro ídolo

Magro mercado de pases, premios de ingreso a la Libertadores ya dilapidados, una auditoría que no arranca y promesas al aire sobre el estadio de Av. La Plata. El affaire Insúa dejó en evidencia errores y Romagnoli asume en tiempos calientes.

Rubén Darío Insúa Junto al encargado del fútbol profesional,  Néstor Ortigoza, y al presidente del club, Marcelo Moretti, tras firmar su nuevo contrato con San Lorenzo que lo vinculaba hasta diciembre de 2025.

Rubén Darío Insúa Junto al encargado del fútbol profesional,  Néstor Ortigoza, y al presidente del club, Marcelo Moretti, tras firmar su nuevo contrato con San Lorenzo que lo vinculaba hasta diciembre de 2025.

SanLorenzo.com.ar

“¿Por qué no putean a Tinelli que se robó todo?”. Insúa, ofuscado, se retiraba del Nuevo Gasómetro en septiembre de 2022 y cruzaba a los plateístas que lo habían insultado. En aquella oportunidad se destapó una vieja redecilla entre el conductor televisivo y el entonces DT azulgrana. Tinelli habría expulsado del club a los hijos de Insúa, según la versión de este último, a raíz de un entuerto que llegaba incluso a tener al Oso Arturo como actor de reparto. Lo que se tapó por esa novela fueron los corrillos de la Platea Norte.

Menos de un año después, en abril, Insúa volvió a ser insultado tras un agónico triunfo del Ciclón frente a Platense. Se detectó al culpable: Marcos Darío Laschera, cercano al expresidente Fernando Miele, eyectado del club tras el intento de privatización allá por el 2001. Laschera, vía Miele, era parte de la lista de candidatos de quien hoy es el presidente de San Lorenzo: Marcelo Moretti.

Los insultos anteriores, los de 2022, venían del mismo sector. Un intento por instalar a otro DT, Néstor Gorosito, otro ídolo azulgrana, pero en la órbita de Moretti desde tiempos en que, como parte del oficialismo, manejaba el fútbol senior. Insúa siempre lo supo: Moretti jamás lo quiso como entrenador, ni siquiera cuando le renovó el contrato por dos años apenas inició su gestión. De allí el enojo del DT luego de que lo despidieran días atrás; sabe que fue sostenido solo como una maniobra electoralista. Nadie que hubiese puesto en discusión a Insúa hubiese tenido la más mínima chance de ganar en los comicios de diciembre pasado, que terminaron con la era Tinelli-Lammens, iniciada en 2012 y desgastada en el tramo final.

La despedida de Insúa, en esos términos, ingresaría en una larga lista de jugarretas políticas proselitistas si no fuera por los condimentos que se añaden: en este caso no había plan para el día después. Ni A, ni B, ni C. Leandro Romagnoli pasó de interino a titular en una semana, ya que ningún entrenador aceptó la propuesta de una dirigencia que no tiene brújula y que aún no empezó a gestionar. En el medio rechazaron ofertas Gabriel Heinze, Luis Zubeldía, Guillermo Barros Schelotto, Matías Biscay, Nicolás Larcamón.

romagnoli san lorenzo.jpg
Romagnoli, ídolo del club, fue confirmado como entrenador luego de que varios DTs rechazaran las ofertas de dirigir a San Lorenzo.

Romagnoli, ídolo del club, fue confirmado como entrenador luego de que varios DTs rechazaran las ofertas de dirigir a San Lorenzo.

Para colmo, prácticamente todo el plantel y exintegrantes, incluidos el capitán Adam Bareiro y el excapitán Augusto Batalla (actualmente en el Granada de España) salieron a bancar al DT. Una rareza para el fútbol actual pero también un síntoma: la falta de resortes de contención entre la dirigencia y el plantel.

Declaraciones al aire, promesas de sponsor para el estadio de Avenida La Plata que ya no existen, un primer mercado de pasos erróneo no avalado por el cuerpo técnico y aspavientos por una auditoría que jamás se puso en marcha.

“Moretti no ha cumplido ni una sola de las cuestiones que prometió en campaña y eso es muy peligroso porque en solo cuatro meses se autosocavó un porcentaje muy alto de legitimidad y credibilidad política con los riesgos que ello implica a la hora de gestionar”, expresó César Francis, exvocal de Comisión Directiva.

Refuerzos que no reforzaron

Las altas y bajas en el plantel de fútbol profesional fue tal vez el primer paso en falso de la dirigencia. Se fue el capitán Batalla y el volante central Jalil Elías, además de defensor Rafael Pérez. Es decir, la columna del equipo. En rigor, la magra campaña de 2024, de apenas cuatro victorias, comenzó en el libro de pases. Para colmo, los que llegaron fueron más un relleno de plantel que una solución para Insúa. Incluso, no haber tenido en cuenta a la mayor parte de los supuestos refuerzos dejó el primer cortocircuito con la dirigencia.

Sólo Jhohan Romaña y Cristian Ferreira (en menor medida) se hicieron un lugar en los once de Insúa. Otros tuvieron cierta continuidad en general ingresando en los segundos tiempos, como Cristian Tarragona o Diego Herazo. El resto deambuló entre el banco de suplentes y la marginación incluso de ese lugar: Santiago Viera, Orlando Gill, Eric Remedi, Nicolás Hernández, Gastón Gómez, Iván Tapia, Alexis Cuello. Casos especiales: Sebastián Blanco, quien se sigue recuperando de una lesión, y el arquero Facundo Altamirano, quien fue comprado por la nueva dirigencia pero ya estaba en el plantel como suplente de Batalla.

Insua.webp
Insúa fue despedido tres meses después de que la nueva dirigencia le renovara el contrato hasta junio de 2025.

Insúa fue despedido tres meses después de que la nueva dirigencia le renovara el contrato hasta junio de 2025.

El bonus track: Maximiliano Zelaya, un defensor de 26 años adquirido para nutrir la reserva que dirigía entonces Leandro Romagnoli. Insólito: fue comprado a San Lorenzo de Paraguay junto al arquero Gill. Zelaya es el hijo del representante Mariano, del mismo apellido, cercano a Moretti.

En ese contexto, fue también clave el despido de Matías Caruzzo como manager. El exdefensor días atrás cuestionó a Moretti y también a su reemplazante Néstor Ortigoza (aunque el cargo no exactamente el mismo), con quien compartió planteles no sólo en San Lorenzo, sino también en Rosario Central y en Argentinos Juniors, en este último caso desde divisiones infantiles. “Me sorprendió que me despidieran públicamente, nadie se comunicó conmigo”, dijo. Y, sobre Ortigoza: “Es difícil ver a un tipo con el que compartiste tanto hablar de que San Lorenzo estaba mal gestionado, que a Insua lo dejaron solo, que los refuerzos esto, que los jugadores, que se terminaba el club de amigos…”.

Así, San Lorenzo quedó lejos en la Copa de la Liga y ya se encienden luces de alarma en la Copa Libertadores, torneo que volvió a jugar en este 2024 tras varios años de ausencia gracias al milagro de Insúa. Para colmo, los tres millones de dólares de premio por haber ingresado al torneo ya se dilapidaron entre, por ejemplo, el arribo de Remedi y la indemnización a Insúa, por un contrato por dos años que Moretti le hizo firmar en enero e hizo trizas en abril.

“No supo retener a Batalla y Rafa Pérez y que tuvo la osadía de traer un jugador de 26 años para reforzar la reserva. Refleja varias cosas: que la prioridad no es el armado de un equipo de primera competitivo, ni la proyección de juveniles”, dijo Francis, referente de la agrupación Volver a San Lorenzo. “Luego de firmar un contrato por dos años con Insúa lo rescinde a los 3 meses como si él no hubiera sido responsable directo de la falta de resultados futbolísticos”, agregó.

Este panorama será también un desafío para Romagnoli, quien asume en condiciones difíciles. Acaso, tiene una ventaja (también Moretti): el Pipi cuenta con el cariño de los hinchas de San Lorenzo, y difícilmente sea repudiado en la cancha. El riesgo es tirar a la hoguera a otro ídolo.

Herencia, excusa de época

A tono con la época, la “herencia” fue el primer hecho que destacó Moretti. Deudas con proveedores, desorden en las cuentas, posibles inhibiciones. La principal denuncia fue por una deuda de u$s 6 millones con un fondo suizo y una cooperativa. En ese marco, el Presidente anunció una auditoría, pero que jamás se inició. Un problema para hurgar en los papeles es que Moretti fue parte del oficialismo hasta 2021, y garante de las decisiones que se tomaron en ese entonces. Consta su voto a favor en temas sensibles en las actas de las reuniones de Comisión Directiva.

El otro eje en cuestión está ligado a la construcción del estadio en Av. La Plata. Por un lado, San Lorenzo debe resolver un tema sensible, que es la construcción de las cocheras que acordó con Carrefour. Aunque la empresa francesa desistió de levantar una tienda en parte de los terrenos, el compromiso está firmado. Pero, más allá de esa salvedad, Moretti había señalado que contaba con acuerdos por u$s20 millones para empezar a levantar la nueva cancha, con aportes de la empresa Kioshi. No se volvió a hablar del tema después de la campaña.

Más tarde, señaló en una entrevista a un diario platense que sería la tecnológica japonesa Sony la interesada en invertir en el estadio en Boedo. También silencio de radio por el lado de la empresa.

Dejá tu comentario

Te puede interesar