Un fuerte desgarro deja a Messi un mes inactivo

Deportes

El delantero argentino del Barcelona, Lionel Messi, "sufrió una rotura fibrilar del bíceps femoral de la pierna derecha y deberá estar inactivo aproximadamente un mes", tras la lesión que se le produjo ayer ante Chelsea, (1-1) en partido por los octavos de final de la Liga de Campeones de Europa, confirmó hoy el club catalán.

Esta mañana se confirmaron los pronósticos más pesimistas en relación con las informaciones previas sobre la lesión del jugador del seleccionado argentino, cuya participación en el mundial de Alemania "no peligra", según los servicios médicos del Barcelona.

"La exploración médica y la ecografía que realizamos al jugador confirmaron el diagnóstico de ruptura fibrilar (desgarro) de cuatro centímetros en el bíceps femoral de la pierna derecha, que estimamos tendrá una recuperación de entre cuatro y seis semanas", afirmó Lluis Tikl, jefe de los servicios médicos de Barcelona en conferencia de prensa.

De acuerdo con la prescripción médica, durante el período de recuperación Messi recibirá antiinflamatorios y relajantes musculares en la zona lesionada para cicatrizar la ruptura del músculo.

Después, la segunda parte de la terapia que tendrá que seguir el jugador del seleccionado argentino para volver a los terrenos de juego se centrará en recuperar la función muscular, se explicó en el parte médico.

Si se cumplen los plazos previstos para su recuperación, Leo se perderá partidos muy importantes: cuatro de la liga española, entre ellos el clásico contra el Real Madrid el próximo 2 de abril, y los dos encuentros de los cuartos de final de la Liga de Campeones.

"Ayer estaba mal porque no podía seguir. Ahora estoy mal porque sé que tengo que estar varias semanas parado", dijo Leo tras salir de la revisión médica, que confirmó el alcance de su lesión.

"No me gusta estar lesionado, sino entrenando y jugando, esto es feo, pero es lo que hay, ahora tengo que pensar en recuperarme, para estar bien lo antes posible", agregó el joven argentino, con resignación y sin poder disimular una mirada triste.

Esta es la segunda lesión de este tipo que sufre Messi en el plazo de un mes, ya que el jugador del seleccionado argentino se lesionó en la misma zona durante el partido ante el Atlético Madrid, el pasado 5 de febrero.

"Es el mismo músculo, pero no la misma lesión", afirmó el jefe de los servicios médicos del Barcelona, quien precisó que de acuerdo con las pruebas practicadas "la anterior lesión está cerrada y la nueva es algo más grande.

Por eso preveemos una recuperación más larga".

Messi se lesionó a los 23 minutos del primer tiempo del partido de ayer que el Barcelona disputó con Chelsea en una jugada sobre el lateral derecho, cuando fue a buscar una pelota con la presión del jugador Arjen Robben.

Sin embargo el delantero argentino sintió molestias un poco antes.

"En una jugada con (William) Gallas en la que choqué con él ya noté un primer pinchazo", explicó hoy Leo, quien continuó en el césped del Camp Nou hasta que en otra jugada frente a Robben ya advirtió "que no podía continuar", agregó.

El abrazo paternal del técnico Frank Rijkaard, quien intentó consolar al joven delantero argentino antes de que abandonara completamente el campo de juego, fue la imagen más emotiva de una noche de euforia que Leo no quería perderse por nada del mundo.

Rijkaard es muy consciente de ello y lo que es más, cree que la lesión de Messi en parte "fue fruto de la impaciencia del jugador, ya que sintió un pinchazo pero no comunicó el dolor hasta que no se rompió del todo".

"Messi es un jugador muy joven, que está muy metido en el partido, y con muchas ganas de demostrar su calidad.

No es que no sepa dosificar, pero al estar en un momento tan dulce y de euforia, muchas veces se puede romper porque está forzando", dijo hoy el técnico del Barcelona en declaraciones radiales.

Dejá tu comentario