La Justicia le prohibió a Vicentin vender otras empresas

Economía

Sucedió en el marco de una causa penal iniciada por acreedores que denunciaron a la firma por estafa. La venta del frigorífico Friar encendió las alarmas de posibles maniobras de vaciamiento por parte del Grupo.

Con el claro objetivo de impedir su vaciamiento, el juez penal de la ciudad de Rosario, Nicolás Foppiani, le prohibió a Vicentin vender otras empresas del Grupo. La decisión del magistrado se enmarca en una causa penal iniciada por un grupo de acreedores que denunciaron a la firma agroexportadora por estafa luego de que se declarara en default con deudas de más de u$s1.400 millones.

De esta manera la Justicia rosarina avanzó sobre una medida que los acreedores venían solicitando desde hace larga data y que el magistrado de Reconquista, Fabián Lorenzini, quien lleva adelante el concurso de acreedores, no hizo a lugar. Semanas atrás, la venta del frigorífico Friar, al fondo de inversión de BAF Capital, fue la gota que rebasó el vaso y encendió las luces de alarma no solo del Banco Nación sino también de otros bancos y productores agropecuarios damnificados por el default porque no solo el concurso de acreedores no avanzaba sino también porque en paralelo los dueños de la agroexportadora se comenzaban a deprenderse de activos valiosos que podrían ser de respaldo ante una eventual quiebra de la cerealera.

En concreto el juez Foppiano tomó la decisión a partir de un pedido del fiscal Miguel Moreno, de la Unidad de Delitos Económicos, quien investiga a Vicentin por estafa. Otro punto clave es que al mismo tiempo el magistrado ordenó levantar el secreto bancario, bursátil y fiscal no solo de la agroexpotadora sino también de las otras firmas que conforman el Grupo empresario. De esta manera la medida ahora pesa sobre compañías tales como Renova, Buyanor, Terminal Puerto de Rosario, Algodonera Avellaneda y Oleaginosa San Lorenzo, entre otras.

Mientras avanza la investigación en el fuero penal, la prohibición de desprenderse de otras firmas del Grupo y el levantamiento del secreto bancario es quizás el mayor revés para los dueños de la agroexportadora, pero en las próximas semanas habrá todavía más novedades.

Todo parece indicar que se inició un capítulo crucial en la ya novela de Vicentin, porque a nueve meses de que se declara en default, los acreedores pasaron a la acción en la Justicia. Primero con presentaciones varias en el marco del concurso de acreedores y ante la nula respuesta, fueron por la vía penal. En tanto también se esperan maniobras por parte de los bancos internacionales y la cooperativa de productores ACA quienes quieren reflotar el plan para la conformación de un fideicomiso con las acciones de la firma.

Según detallan en el sector, el mayor temor entre los damnificados es que la empresa termine en la quiebra, hoy el concurso de acreedores parece estar en punto puerto, incluso con el juez Lorenzini, en licencia médica por estrés y por eso ya no se quedarán de brazos cruzados.

Mientras tanto, en las próximas semanas se espera que la agroexportadora nombre un nuevo directorio y aquí es donde también los acreedores quieren tener injerencia. Buscan de alguna manera sentar en el directorio de la cerealera a personas de su confianza o de renombre en el sector. Una tarea para nada sencilla teniendo en cuenta la poca voluntad de diálogo con sus acreedores que ha mostrado la firma hasta el momento.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario