Se renovó el swap con China por 3 años: u$s18.600 millones

Economía

El Banco Central (BCRA) informó ayer que suscribió sus acuerdos de swap de monedas con el Banco de la República Popular de China (PBC). Según el comunicado oficial los nuevos acuerdos tendrán una vigencia de 3 años. Los contratos firmados son en realidad la renovación de los existentes, por 130.000 millones de yuanes (algo así como u$s18.600 millones), y como destacó una fuente oficial son sin condicionamientos del FMI.

Cabe recordar que el primer acuerdo entre ambos bancos centrales fue establecido en 2009 por Martín Redrado. Luego en 2014 fue firmado un segundo acuerdo que fue renovado en 2017 por Federico Sturznegger y complementado por Guido Sandleris a fines de 2018 con un acuerdo suplementario. “Estos acuerdos contribuyen a promover el fortalecimiento de las condiciones financieras para dar soporte al comercio y la inversión entre ambos países, promover una mayor estabilidad financiera y afianzar la relación entre ambos bancos centrales”, señaló ayer el BCRA comandado por Miguel Pesce.

La operación original fue por un monto de 70.000 millones de yuanes y hoy se pactó que el período efectivo del acuerdo sería de tres años y podría extenderse a partir del acuerdo entre ambas partes. Tras caer el acuerdo, ya que no se renovó, en 2014 lo renegoció Juan Fábrega y luego Alejandro Vanoli en 2015. El titular del PoBC, desde 2018, Yi Gang, llegó a negociar en unos cuantos meses con tres presidentes del BCRA (Sturzenegger, Caputo y Sandleris), algo similar a lo vivido por los técnicos del Fondo por esos tiempos.

Con relación al costo del swap, el mismo solo se concreta cuando se procede a activar algún tramo del acuerdo. Está pactado a la tasa interbancaria de Shanghai, Shibor, que a un año y opera en 2,857%. Claro que a esta tasa el PoBC aplica un diferencial de entre 3 o 4 puntos porcentuales más. La shibor surge del promedio de la operatoria de 18 bancos que operan en el mercado primario de Shanghai. Es decir que hasta que no se activa el swap estos yuanes (en dólares) no ingresan a las reservas del BCRA. Por ende entran a las reservas brutas cuando el BCRA lo active, es decir, compre yuanes con pesos (y luego los pase a dólares). Según los expertos estos swaps no afectan la posición de las reservas netas. Es un tema relevante porque según los criterios del FMI, en función del plazo del swap, se puede contabilizar o no en la posición de reservas netas. Esto es clave para las metas que se pactan con el Fondo en sus programas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario