Advierten que se estanca la economía de la región

Economía

Santander (enviado especial) - Una serie de importantes advertencias efectuó Paulina Beato, economista principal del Banco Interamericano de Desarrollo, sobre las perspectivas de la región. «¿Está América latina quedándose atrás? Claramente sí», dijo al inicio de su exposición en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. La funcionaria fundamentó con una larga serie de indicadores los factores preocupantes en la zona entre los que destacó la visión de la región por parte de las empresas, la falta de suba de la productividad y la distribución de la renta. Muchas de las veces la Argentina encabezaba los rankings con peores indicadores.

Ayer comenzó en esta ciudad el IV Encuentro con América Latina, organizado por el Grupo Santander. Titulado «Democracia, crecimiento con igualdad y educación: ¿antídotos para el populismo?», tiene como oradores a funcionarios del gobierno español, de organismos internacionales, como Enrique Iglesias, quien se está despidiendo de la presidencia del BID; y del Grupo Santander, como Francisco Luzón, su director general.

• Destacado

Estas fueron las principales afirmaciones de Beato ayer en este seminario:

• América latina está pasando por una buena racha de crecimiento que este año será de entre 4,5% y 5%. La inflación está manejada en la mayoría de los países.

• En cambio, la zona se está quedando atrás: la renta per cápita cada vez se separa más de otras regiones del mundo. La productividad por empleado es la segunda más baja. La distribución de la renta empeora, y la sociedad se siente impotente para reducir la pobreza.

• La renta per cápita de los países del sudeste asiático se acerca a la de los EE.UU., pero la de Latinoamérica no.

• La productividad del trabajador está por debajo de 20% de la de los EE.UU.

• El coeficiente de Gini (mide la inequidad en la distribución del ingreso) está sólo por encima de Africa y además está empeorando.

• Los empresarios advierten que el acceso a la financiación, la burocracia ineficiente, la corrupción y las políticas inestables están entre los principales obstáculos. Del otro lado, el crimen y el robo, la inflación, las regulaciones de tipo de cambio y los golpes de Estado tienen una puntuación baja.

•En un estudio sobre la capacidad de hacer cumplir las leyes y las regulaciones, América latina tiene una puntuación de 2,5 sobre un máximo de 6. A la Argentina le asignan 1,5 punto, sólo por arriba de Colombia. Brasil tiene 2,5 puntos, México 3 y Chile 5.

• Los países con altas tasas de crecimiento han seguido políticas heterodoxas, pero en todos está presente la estabilidad macroeconómica, el deseo de integrarse en la economía mundial, la protección de los derechos de propiedad, y cierto grado de cohesión social, solidaridad y estabilidad política.

• La falta de capital es una causa importante de la baja productividad, aunque otros países con inversión similares tienen una productividad mayor. Los actores en la región apuntan a mala infraestructura, regulaciones laborales obsoletas, burocracia ineficiente e inadecuada formación de la fuerza de trabajo.

• Para aumentar la productividad es necesario liberalizar el mercado de trabajo, sustituir la mano de obra sin calificar por calificada.

• Es necesario un mayor acceso a los servicios financierosy bancarios. De acuerdo con la renta per cápita, los préstamos en la región deberían ser de 39% del PBI y no llegan a 22%. Los índices más bajos corresponden a la Argentina con 14%, México con 16% y Venezuela con 9%. Chile tiene el índice más elevado con 69% durante la gestión del presidente Ricardo Lagos.

• Los principales causantes parecen ser la enorme oferta pública a altas tasas, la protección excesiva al deudor y el abandono del acreedor, la escasa competencia bancaria y la falta de ahorro. Tampoco ayuda la carencia de garantías de los potenciales demandantes, y el excesivo celo de la regulación prudencial que, para evitar la crisis, matan la expansión.

• La distribución de la rentaimporta. De acuerdo con una encuesta, un porcentaje creciente está descontento con la economía de mercado y piensa que la inversión privada no trae beneficios a su país. En 2003 la media de opiniones negativas era 67%. En los 17 países, eran superiores a 53%. La Argentina tiene 83% de rechazo.

Dejá tu comentario