Factura de Crédito ahora es obligatoria desde $146.885

Economía

La Administración Federal de Ingresos Públicos actualizó el mínimo obligatorio para la emisión de facturas de crédito electrónicas. El nuevo piso regirá para todas las facturas que una empresa chica le emita a una grande como su proveedora.

La AFIP incrementó en 46,8% el monto mínimo obligatorio para la emisión de facturas de crédito electrónicas, el cual pasó de $100.000 a $146.885. El nuevo piso regirá para todas las facturas que una empresa chica le emita a una grande como su proveedora, la cual tiene la obligación de recibirla. La factura electrónica de crédito constituye un título ejecutable con las mismas características de un cheque.

La suba está determinada en una resolución de diciembre del año pasado, del anterior gobierno, que dispuso la actualización de los importes en función de la variación del parámetro de facturación que emplea la Secretaría de Emprendedores y Pymes para determinar a las microempresas del sector servicios. Tal variación se anunció la semana pasada.

Modificación

Muchas empresas se enteraron de la modificación cuando trataron de emitir una factura por los importes en los que venía trabajando habitualmente y el sistema de la AFIP no se lo permitió. Sólo un aviso en la web del organismo indicaba las nuevas condiciones.

Por otro lado, el organismo dispuso días atrás un cambio en el régimen de facturación que beneficia a las pymes en su relación comercial con las empresas grandes, sobre todo los supermercados. De ahora en más, las empresas grandes no podrán imponer a sus proveedores rebajas de manera unilateral como lo venían haciendo hasta ahora a través de una nota de débito. La AFIP estableció que ese tipo de notas que sirven para corregir diferencias que pudieran surgir, ya sea por errores de confección o diferencias de calidad o cantidades pactadas, solo las podrán extender el emisor de la factura original. En esos casos, un supermercado deberá pedirle a su proveedor una nota de crédito. “De alguna manera, al tener que pedir la nota de crédito va a tener que negociar con la pyme”, señaló a Ámbito, Sebastián Domínguez. Para el tributarista, el nuevo régimen introduce una instancia de discusión previa en un tipo de relación comercial en la que hasta ahora una de las partes podía modificar condiciones casi de manera unilateral.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario