El Covid-19 golpea a las plataformas de alquileres low cost y los hoteleros exigen regulación

Economía

La actividad de empresas como Airbnb, Booking y la local Alquiler Argentina sufren el impacto del coronavirus en el turismo. Desde la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica Argentina hicieron hincapié en la inequidad entre ambas modalidades y reclamaron regularizar.

El hospedaje informal de bajo costo aparece como uno de los más afectado por la pandemia del Covid-19 y las pautas de distancia social, que afectó fuertemente a toda la economía y en particular al turismo, tanto interno como externo. Desde el sector de hotelería remarcaron la inequidad que separa a ambos rubros e señalaron que es el momento de regularizar la actividad en lo legal e impositivo.

En la Argentina sobreviven los gigantes del sector con espaldas internacionales, como Airbnb y Booking, en tanto algunas experiencias locales desaparecieron o redujeron su actividad drásticamente, caso Alquiler Argentina.

La oferta se redujo en términos generales porque cayeron las búsquedas debido a la cuarentena, en tanto los propietarios ya no aceptan convivir con desconocidos, como era la base de esta experiencia, y sólo mantienen las propiedades para alquiler completo.

En el caso de Alquiler Argentina, en la semana última sólo contaba con dos ofertas para todo el país, en tanto Booking tenía un número reducido de cuartos con espacios compartidos.

Una consulta a algunas ciudades dio 44 cuartos en Buenos Aires, 19 en Salta, nueve en Mar del Plata y cuatro en San Carlos de Bariloche, para una hipotética semana en junio.

Airbnb, el más grande de este sistema, ante igual búsqueda mostraba 300 habitaciones en Buenos Aires, 176 en Mar del Plata, más de 200 en Salta y 170 en Bariloche.

Desde esta plataforma, ante una consulta de Télam señalaron por escrito a través de su oficina de Prensa que consideran que "los viajes se recuperarán", que "la recuperación es mejor de lo que habíamos pronosticado" y por eso se enfocarán en "las necesidades de los viajes del futuro".

Mientras a nivel global aplicó un drástico achique interno -hace 10 días despidió 1.900 empleados, un cuarto de su plantel-, Airbnb dispuso "un fondo de 250 millones de dólares para ayudar a los anfitriones perjudicados por las cancelaciones causadas por la Covid-19".

Con vistas a la pospandemia, anunció un programa con "el primer protocolo estandarizado general para la limpieza y saneamiento en la industria de los hogares compartidos".

Esas pautas incluirán una certificación para los anfitriones, que podrá ser identificada por los potenciales huéspedes durante las búsquedas.

Este sistema de plataformas online genera reclamos desde el sector hotelero, que a fines del año pasado advirtió que en Argentina había 502.801 plazas en 110.273 ofertas de alquiler temporario, mientras los hoteles contaban con unas 432.562 plazas en 5.825 establecimientos.

Esos datos difundidos por la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica Argentina (Fehgra) fueron considerados alarmantes, y hubo encuentros con otras organizaciones del sector para reclamar reglas de juego -o de comercio- iguales para todos, algo que se extendió a foros internacionales.

La presidenta de Fehgra, Graciela Fresno, quien oportunamente advirtió que "no hay equidad porque no tributan como los hoteleros", dijo a Télam que por ese motivo vienen "trabajando muy fuerte en eso y explicando a los distintos gobiernos del país que hay que regular esto".

Sobre los efectos de la pandemia, afirmó que "la situación actual es una buena lección para que se aprenda de esta circunstancia, cómo funcionó y cómo cumplió la hotelería con sus pasajeros y qué ocurrió con esos anfitriones y sus pasajeros".

"Ahí hay un aprendizaje que sacar y darse cuenta que la gente que se dedica a hacer cosas en las que no son profesionales, en el momento en que la situación los ahorca o los aprieta, como pasó en este momento, el pasajero tuvo que dejar esos lugares y venir a buscar alojamiento en los hoteles".

En ese aspecto, Airbnb señaló a esta agencia que sus nuevas medidas contemplan, para los huéspedes, "reembolsos completos en efectivo o crédito de viaje por las cancelaciones de reservas afectadas por la Covid-19, realizadas antes del 15 de marzo, para check-ins hasta el 15 de junio de 2020".

A nivel internacional, dispuso alojamientos para que personal de emergencia, como profesionales de la salud, personal de auxilio y socorristas, encuentren "espacios gratuitos o pagos lo más cerca posible de sus trabajos", con una experiencia piloto en Italia y Francia, México y Colombia.

El sector hotelero advirtió que el 73% de las propiedades disponibles en las plataformas de alquiler informal del país son departamentos completos y el resto habitaciones privadas o compartidas, por lo que tras la pandemia la mayor parte de la oferta seguiría en pie y continuará la puja entre ambas partes y los reclamos a las autoridades.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario