Alertan por el déficit de la cuenta corriente

Economía

En la misma semana en que el dólar termina con una nueva disparada se conocieron los datos de la balanza de pagos . Se trata de nada menos que las relaciones económicas y financieras entre los residentes del país y el resto del mundo. Y como era de esperarse las novedades no son buenas.

En concreto, la cuenta corriente mostró un déficit durante el primer trimestre del año de u$s 9.623 millones, un aumento interanual del 34%. Un panorama nada alentador para la Argentina. En ese contexto, la consultora Invecq analizó que el incremento de este desequilibrio de la cuenta corriente responde a un aumento de casi el 200% en el déficit comercial de bienes, un incremento del 14% en el déficit comercial de servicios y un aumento del 20% en los egresos primarios, es decir, el giro de rentas por inversiones (inversiones directas y de cartera).

Por lo pronto, desde Invecq comentaron que en lo que va del año se registró un "crecimiento muy acelerado" de la evolución de la cuenta corriente ya que el déficit anual acumulado al primer trimestre del año llega a casi u$s 34.000 millones, mientras que un año atrás era solo de u$s 17.000 millones.

En ese punto, desde la consultora alertaron que este desequilibrio acumulado en el intercambio de bienes explica "este crecimiento del rojo externo". Los números no son para nada alentadores, hace un año la balanza comercial de bienes acumulaba un superávit de u$s 3.600 millones, mientras que a marzo de 2018 el déficit comercial supera los u$s 6.700 millones.



Como parte de los factores que están influyendo en este flojo desempeño del sector externo argentino, desde Invecq identificaron varios factores: el crecimiento de la economía que requiere de mayores importaciones, la apreciación cambiaria que encarece relativamente los productos exportables locales y abarata los importables, y una acumulación de impuestos distorsivos y regulaciones que atrofiaron a gran parte del sector exportador.

"En el corto plazo, a estos factores se suman el deterioro de los términos de intercambio que se observa desde el año 2013, el poco dinamismo de Brasil, un fuerte incremento de las importaciones tras el levantamiento del cepo cambiario y la reactivación de la inversión, y el incremento de los egresos de dólares por el pago de intereses al haber cambiado la fuente de financiamiento del déficit fiscal", lanzaron desde Invecq. En ese contexto, desde la mencionada consultora alertaron que la pérdida de ingreso de dólares del campo por la sequía "continuará agravando este desequilibrio". 

Ante este panorama desde Invecq comentaron que el acuerdo con el FMI "el programa económico requiere que, a medida que el déficit fiscal se vaya cerrando, la generación de divisas mediante la balanza comercial (de bienes y servicios) se incremente". Por último, los especialistas comentaron que el principal desafío del equipo económico en este momento es "administrar y minimizar esos riesgos".

Dejá tu comentario