Argentina volvió a criticar las recetas de ajuste del FMI para salir de la crisis

Economía

Washington (Enviado Especial).- Argentina volvió a criticar la receta de ajustes fiscales como mecanismo para salir de las crisis económicas mundiales. La condena vino de parte del ministro de Economía Hernán Lorenzino, que este al mediodía, al exponer la posición del país en el cierre de los debates del encuentro conjunto de Primavera del FMI y el Banco Mundial (BM), que aseguró que "no hay un solo dato, artículo o paper de los organismos multilaterales que pruebe que las políticas de ajuste fiscal dan resultados".

El ministro criticó además que "muchas de estas recetas se estén concentrando en los últimos tiempos en reformas estructurales del tipo de flexibilizaciones laborales". Para Lorenzino, "el mejor ejemplo de ese error es Argentina, que en los '90 aplicó esas medidas, profundizó esa receta, y llegó a un desempleo récord con la peor recesión de su historia" y desde 2003 "está en un posición sólida, de crecimiento continuo y con políticas activas". Según el funcionario, con estas decisiones "pudimos salir de crisis importantes como las de 2008 y 2009".

Para el ministro, en el actual escenario económico y financiero internacional, "ante la debilidad de la demanda de los países avanzados", la política activa debe ser "reformar alianzas regionales y robustecer los mercados internos". Lorenzino también aseguró que junto con otros estados miembros del G-20 (Indonesia, India y Corea del Sur), buscarán que en ese organismo se discuta la posibilidad de utilizar fondos multilaterales para grandes obras de infraestructura internacionales.

Argentina también, junto con la mayoría de los países emergentes, criticó al FMI por su política actual de concentrar el 95% de las ayudas financieras de los últimos años en Europa. Según la visión de varios estados (Argentina, Brasil, sudeste Asiático, México, Sudáfrica, entre otros), Europa estaría sobrerrepresentada y necesitaría una discusión profunda sobre la valoración real del poderío económico y de los aportes del grupo Brics (Brasil, China, India, Rusia y Sudáfrica).

Lorenzino, en su último día de participación en el encuentro del FMI-BM, mantuvo además reuniones bilaterales con diferentes ministros de Economía, como el de Colombia (Juan Carlos Etcheverry), México (hubo cuatro encuentros con José Meade), Brasil (Guido Mantega) y con una nutrida delegación de Dubai. Se habló también de muchos otros países petroleros dispuestos a cercar posiciones y diálogo con el gobierno de Cristina de Kirchner.

Finalmente, los estados en desarrollo, incluyendo Argentina llamaron a estados centrales a encontrar rápidamente una salida a la crisis financiera internacional.

Dejá tu comentario