Guzmán: "Hoy Argentina no puede pagar nada"

Economía

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que la actual situación del país impide el pago de la deuda. Informó que trabaja en "un nuevo programa que implique no hacer ningún desembolso de capital adeudado en los próximos tres años".

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que Argentina no logró "un entendimiento" con los bonistas "sobre qué es sostenible" para el pago de la deuda que el país mantiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y adelantó que trabaja en un programa para cambiar la actual estructura "por otra que implique un periodo de gracia de tres años".

En una conferencia de prensa en la Residencia de Olivos, el funcionario remarcó que la presente situación por la que atraviesa Argentina impide realizar desembolsos ante la entidad financiera mundial y expuso el consenso que tuvo con este organismo: "Hoy Argentina no puede pagar nada. No está en una situación en la cual eso se pueda sostener".

"Tenemos una situación de deuda que no podemos enfrentar", subrayó en la exposición que realizó acompañado por el presidente Alberto Fernández.

La coyuntura se debe, en parte, a que no se llegó al acuerdo con los acreedores sobre "el criterio de sostenibilidad", o sea, explicó el ministro, "qué es efectivamente lo que Argentina puede pagar, qué puede sostener en el tiempo".

Guzmán remarcó que se mantuvieron contactos "de buena fe" con los tenedores de bonos, a quienes se les presentó lo que el Gobierno considera "un marco macroeconómico sostenible" para llevar adelante la obligación.

"El Fondo Monetario Internacional también ha evaluado cuál es la capacidad de pago de Argentina y lo que observamos fue fuertes similitudes entre la evaluación que hace Argentina de su capacidad de pago y la que hace el Fondo Monetario Internacional", enfatizó y agregó: "Hay consenso en el hecho de que hoy Argentina no puede pagar nada".

"No sólo hoy Argentina no puede pagar nada sino que durante ciertos años no puede pagar nada. Hay consenso en que tiene que haber una reducción fuerte de la carga de deuda y que esta reducción puede tomar distintas formas: se puede dar de una reducción de combinación de reducción de capital, reducción de intereses, periodo de gracia y extensión de los vencimientos", desarrolló el titular de la cartera.

Guzmán comunicó que también hubo diálogos con los países integrantes del G7 y G20, y recibieron apoyos a la propuesta a llevar a cabo ante la deuda.

Por otro lado, el ministro afirmó que a pesar de los atrasos logísticos producidos por la pandemia de coronavirus las negociaciones continúan en proceso.

"Aún no se ha llegado a un entendimiento entre la Argentina y los bonistas sobre qué es sostenible. Argentina lo que propone es algo que es consistente con lo que consideramos es un marco macroeconómico sostenible y también con lo que el FMI considera que es sostenible", puntualizó.

De acuerdo a lo señalado por el funcionario, los acreedores externos desean que el país "continúe por el sendero del ajuste fiscal rápido y en más cantidad".

"Eso destruiría el futuro y las oportunidades de millones de personas en Argentina", criticó, al tiempo que agregó: "Eso no vamos a permitir. Hay un límite hasta dónde se puede ir y nuestro límite es la oferta que Argentina estará presentando mañana (viernes)".

En ese sentido, precisó sobre la propuesta a presentar, la cual implica cambiar la estructura de deuda actual por otra que se base en un "periodo de gracia de tres años".

"Argentina no pagaría nada durante los años 2020, 2021 y 2022. Empezaría a pagar recién en el año 2023 un cupón promedio de 0.5% y esas tasas irían creciendo hasta niveles que son sostenibles", explayó.

"Será una reducción de capital de US$ 3.600 millones de dólares, que equivale a una quita de 5,4% sobre el stock adeudado y una reducción del pago de intereses de US$ 37.900 millones, que equivale a una quita de intereses del 62%", desmenuzó.

Asimismo, informó que la oferta tendrá una fecha de cierre: "Van a haber 20 días desde el lanzamiento de la oferta hacia el cierre. Es un periodo suficiente para que nuestros acreedores pueda tomar decisiones".

En ese periodo, advirtió el ministro, habrán "personas jugando muy fuerte" debido a la existencia de "muchos intereses en juego".

"Las voces de nuestros acreedores van a estar resonando. Es importante estar unidos sobre esta oferta porque es fundacional para la recuperación y sentar condiciones para un desarrollo sano para todo el territorio", comentó.

Dejá tu comentario