Automotrices vuelven a producir hoy; ya se siente faltante de 0 km

Economía

Mientras las fábricas se reactivan, comienzan a escasear algunos modelos ante mayor demanda por el "blue". Presión para que suban los precios.

Hoy no es un lunes cualquiera. Después de 60 días de cuarentena se podría decir que la industria automotriz revive. Se debe a que varías terminales comenzarán a reactivar la producción paralizada por el cierre que se dispuso como consecuencia del coronavirus. Lo harán de manera gradual, con muchas limitaciones por las restricciones que aún se mantienen en numerosos autopartistas y con una realidad económica bastante distinta a la de mediados de marzo. Obviamente, peor.

Toyota, Volkswagen y Renault abrirán esta mañana sus fábricas. Fiat lo haría el jueves si habilitan a todos los proveedores. Se suman a Scania y Honda que ya habían regresado. La primera los hizo el 27 de abril para armar conjuntos de componentes que exporta. La segunda, abrió el jueves pasado para producir las últimas unidades del SUV HRV. Es una rentrée efímera. Mañana completará no más de 30 unidades que le restan y dejará de producir autos en el país, como había anunciado. Queda otro grupo de fábricas – Mercedes Benz, Grupo PSA, Nissan, GM e Iveco – que retomarán la actividad en las próximas semanas (o meses). Ford pensaba comenzar hoy pero lo postergó aunque convocó a parte del personal para ir interiorizándolos del protocolo sanitario.

Los trámites para lograr la autorización de municipios y gobiernos fueron engorrosos pero, finalmente, salieron el viernes. El problema es que muchos proveedores están todavía enredados en la burocracia sanitaria. Es por eso que no se descarta que este inicio pueda sufrir contratiempos por falta de insumo. Hay que recordar que el 70% de las piezas que se utilizan para armar un 0 km en el país son importadas. La gran mayoría de Brasil, un país que está atravesando un impacto mayor en contagios y muertos, también con fábricas paradas.

Entre el derrumbe del mercado y los problemas de abastecimiento, la producción de autos empezará, con turnos recortados, a un ritmo 50% inferior a la que traía antes de la cuarentena.

La otra realidad está marcada por la demanda interna. El jueves pasado reabrieron las concesionarias de Capital Federal. En algunas provincias ya estaban funcionando desde hace días. Falta el conurbano pero ya hay un mercado que funciona a un ritmo para hacer estimaciones. Todo está hoy marcado por el valor del dólar: el oficial y el “blue”. Esto provoca una situación cambiante y, en muchos casos contradictorias. Por la ganancia que se hace en dólares en la compra de un 0 km, ante una brecha de más del 100%, hay una demanda sostenida en el segmento más alto del mercado. El stock de autos está estimado en más de 90.000 unidades. Eso no significa que haya oferta fluida de vehículos. El viernes y el sábado ya se empezó a notar faltante de algunos modelos. Esto era previsible, tal como había adelantado Ámbito Financiero, semanas atrás.

Con semejante incertidumbre cambiaria nadie sabe cuánto vale hoy un auto. Las concesionarias que están ahogadas financieramente tienen que “liquidar” parte de su stock para sobrevivir. Más adelante se verá si lo logra. Otras, en cambio, cuidan su capital y no se desprenden de los 0 km a un valor que, tal vez, no alcance para reponer la misma cantidad. “Van a defender su margen de rentabilidad” explicó un operador del sector para referirse a precios más altos

En un sondeo realizado por este diario entre distintas terminales, por el momento se mantiene la facturación a la red. El tema es que no se sabe por cuánto tiempo se mantendrá en las mismas condiciones. Ya se habla en el sector que es probable que se manden reajustes de precios en los próximos días. El dólar oficial subió y saben que va a tener que subir más. Es por eso que esta semana el mercado va a estar muy movido y predispuesto a todo tipo de situaciones.

El otro tema es el de los modelos importados. Más del 70% del mercado está conformado por vehículos que llegan del exterior. La mayoría traídos por las propias fábricas para completar su gama de modelos y un porcentaje menor corre por cuenta de representantes de marcas extranjeras. Con la sombra de un default y la escasez de reservas, el negocio importador -de todo rubro- es una incógnita. ¿Hasta cuándo habrá dólares para importar autos? Esa es una pregunta que muchos se hacen en el sector. Por el momento, este segmento se reactivó por la brecha cambiaria. En realidad, el “negocio” se puede hacer con cualquier bien importado que se rige por el dólar oficial. Es cierto que el de los autos es, periodísticamente, el más difundido. La preocupación está centrada en cuánto más puede durar esta situación de tanta disparidad cambiaria. Algunos empresarios consultados coincidieron en que la única forma de subsistir es seguir operando aunque se corra riesgos. “Tenemos algo de stock y estamos vendiendo. Es difícil saber cuánto vamos a poder reponer. Tendremos que ajustar los pedidos a las casas matrices. Hay que ver también en qué condiciones de producción están por el Covid, pero, mientras se pueda, vamos a seguir importando”, señaló un empresario.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario