El Gobierno explicó que hará con el exceso de pesos después de la pandemia

Economía

  Según detalló el Banco Central al Poder Ejecutivo, la recuperación económica contribuirá a absorber una importante porción de los recursos volcados al mercado.

El Gobierno nacional justificó el actual ritmo acelerado de emisión monetaria del Banco Central y aseguró que una vez superada la pandemia el exceso de pesos se volcará al crecimiento económico.

Antes de brindar el informe 125 al Senado de la Nación, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, respondió 624 preguntas de los legisladores nacionales. La pregunta N° 23 del senador radical Pablo Blanco interrogó sobre el nivel de emisión monetaria impulsado por el Gobierno nacional desde el comienzo de la cuarentena. “¿Cuánto es lo que estima que va a emitir durante los próximos 180 días?”, indagó.

Cafiero consultó al Banco Central y respondió:

El Banco Central informa que la gestión de la política monetaria en la emergencia ha requerido y requiere de una importante expansión de la liquidez, explicada fundamentalmente por políticas de apoyo a la contención económica y social de familias y empresas instrumentadas a través del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), el crédito a tasa 0% para monotributistas y autónomos, otras facilidades crediticias con garantía estatal, el incremento del gasto en salud y en obras públicas, entre otras. Una vez superada la pandemia el crecimiento de la demanda de dinero que trae aparejada la recuperación económica contribuirá a absorber una importante porción de los recursos volcados al mercado. El Banco Central cuenta con una amplia gama de herramientas para esterilizar los excesos de liquidez que pudieran emerger una vez superada la crisis.

Al inicio de la pandemia, la monetización de la economía argentina se encontraba en niveles históricamente bajos. En febrero de este año los agregados M2 y M3 en pesos del sector privado se encontraban en torno a 9% y 15% del PIB (sin estacionalidad), respectivamente, por debajo de los niveles máximos de 13% y 20% del PIB, respectivamente, alcanzados en el período de post Convertibilidad.

En paralelo, y como parte del plan de gobierno, existe el compromiso asumido junto al Ministerio de Economía para el desarrollo de un mercado de deuda en moneda local que favorecerá la canalización de los excesos de liquidez (ahorro) hacia las necesidades de financiamiento de las empresas (inversión) y las familias, en particular, durante el proceso de recuperación post-pandemia.

Para evitar que el relajamiento de las condiciones de liquidez pudiera generar tensiones en el mercado cambiario, a partir de abril el Banco Central esterilizó mediante pases pasivos parte de la expansión de la base monetaria y tomó una serie de medidas para fortalecer el ahorro en pesos. Esto modificó los niveles de liquidez, en un contexto de mayor preferencia por activos más líquidos como reflejo de la cautela por parte de los bancos ante la incertidumbre generada por la pandemia. Así, la liquidez amplia en pesos de las entidades creció hasta alcanzar a 64,6% y 63,7% de los depósitos en marzo y abril, respectivamente.

A mediados de marzo, también cambió significativamente la composición de la liquidez amplia, con un aumento de la participación de efectivo en bancos y depósitos en cuenta corriente en el Banco Central en detrimento de las Letras de Liquidez (LELIQ).

Por su parte, la Base Monetaria aumentó un 18% ($340.535 millones) al comparar el promedio de mayo contra el promedio de febrero. El principal factor de expansión fue el financiamiento al Tesoro Nacional a través de adelantos transitorios y transferencia de utilidades, en un período en que el Gobierno Nacional está llevando adelante diversas medidas para contener la crisis asociada a la emergencia sanitaria.

Parte de esta expansión fue esterilizada mediante pases pasivos y a través de la colocación de LELIQ. Las ventas netas de dólares y algunas operaciones con el sector público también generaron una absorción de la base monetaria.

Por otra parte, se aclara que el Banco Central no tiene una meta de agregados monetarios ni publica proyecciones de los mismos. El valor de los agregados en los próximos meses dependerá de las condiciones económicas y financieras que deban enfrentarse y de cómo el Banco adapte sus políticas ante estas condiciones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario