Aceleraron devaluación, pero se perdió competitividad

Economía

El BCRA aceleró la suba del dólar en abril, tal como hizo en los últimos meses, en línea a lo acordado con el FMI de mantener la competitividad del tipo de cambio real en niveles de fines de 2021. En este sentido, elevó el ritmo de crawling peg (depreciación administrada del peso contra el dólar) al 4% mensual. Esta cifra es la más alta de los últimos meses. El organismo liderado por Miguel Pesce mantuvo un ritmo de depreciación de 2,2% en enero, 2,3% en febrero y luego lo deslizó al 3,3% en marzo. Sin embargo, esta aceleración en la depreciación del tipo de cambio oficial quedó por debajo de la inflación y la moneda perdió competitividad en las últimas jornadas. El índice de tipo de cambio real multilateral cayó desde los 101,80 a 97,8 puntos en abril. La competitividad del peso se vio afectada, por un lado, por la aceleración inflacionaria, que se incrementó por el acoplamiento del aumento de precios internacionales, que se desataron tras la guerra en Ucrania. Y, por otro lado, por un cambio de tendencia en los mercados globales conocido como “vuelo a la calidad”. Las declaraciones del presidente de la Fed, Jerome Powell, sobre una posible suba en la tasa de interés de la Fed a principios de mayo, desató una nueva ola de aversión al riesgo, y el dólar se fortaleció frente a las monedas de países emergentes. En este sentido, el índice dólar (que mide el valor de la divisa estadounidense en relación a una canasta de monedas extranjeras) alcanzó los 103,668 puntos a fines de abril, su mayor nivel desde diciembre del 2002. El real brasileño, la moneda del principal socio comercial de la Argentina subió 8% en una semana. Con esta suba, presentó un cambio en la tendencia a la apreciación que tenía desde comienzo de año, la cual le había permitido al BCRA no tener que acelerar de forma brusca el crawling peg para sostener la competitividad. Este cambio, pone en cuestión qué ritmo deberá mantener el BCRA los próximos meses. Martín Carro, economista en el Observatorio de Políticas Públicas de la Undav, consideró que “dada la dinámica de apreciación del tipo de cambio real especialmente la dificultad que está teniendo en acumular reservas es probable que aumente el ritmo de depreciación. No obstante, debe tenerse en cuenta que los objetivos son múltiples y también se necesita mantener cierto dinamismo en la actividad y lograr un mayor poder de compra en los salarios. Es difícil ponerle un número a la depreciación ya que depende de muchos factores difícilmente predecibles con precisión como la evolución de la inflación en argentina, pero también la dinámica de precios y de variación del tipo de cambio de nuestros principales socios comerciales, como Brasil. Tendrá que ser un ritmo que tenga en cuenta la necesidad de acumular reservas internacionales, pero sin descuidar la actividad y especialmente, un nivel sustentable con la recuperación de los salarios en términos reales”. Por su parte, Andrés Reschini, de F2 Soluciones Financieras, señala que “el BCRA viene acelerando el ritmo de depreciación desde noviembre pasado. Actualmente teniendo en cuenta el tipo de cambio real multilateral no me imagino que dejen de acelerar. Por lo que creo que veremos un crawling peg de alrededor del 4,5% en mayo”.

Asimismo, Reschini resalta que un ritmo de depreciación del tipo de cambio oficial sobre la tasa de interés, puede incrementar las dificultades del BCRA a la hora de acumular reservas, principalmente en estos meses clave que son los de mayor liquidación del agro. “Lo más probable es que haya una nueva suba de tasas, principalmente si se quiere sostener este ritmo de crawling peg, porque los que tienen que liquidar dólares saben que ganan más esperando que liquidando y colocando a tasa y eso desincentiva las exportaciones. A la vez, que el tipo de cambio este atrasado fomenta a las importaciones. Por lo que creo que tendremos una nueva suba de tasas, pero si no se animaron a una suba agresiva en abril después de los números de la inflación en marzo, tampoco lo será en mayo”. Coincide en este punto Carro, “creo que es probable una suba de tasas en mayo, por el comportamiento que ha tenido el central en los últimos meses en relación a los datos de inflación.

Carolina Paparatto

Temas

Dejá tu comentario