Con estos niveles de dólar, sería prematuro ver un BCRA agresivo

Economía

En las últimas jornadas hubo cierto sacudón en las cotizaciones informales. El mercado pareciera que esbozó un atisbo de pulseada. Sin embargo, la experiencia histórica es aleccionadora al respecto.

El dólar volvió a ser tema de conversación. Luego de varios meses de cierto ostracismo público el precio del billete de Washington reapareció en el escenario local. No había duda que, tarde o temprano, lo iba a hacer. Sobre todo por tratarse de un año electoral. Pero daría la impresión que, si bien la tasa de inflación mensual sigue picante se estaría desacelerando, la reaparición del dólar sería prematura.

Hoy ni siquiera se conocen los candidatos de cada fuerza política. El cronograma electoral establece que el 14 de julio se deben presentar las alianzas y que el 24 del mismo mes, la lista de candidatos que competirán. O sea, se está a casi 15 días y a poco menos de 25 días, respectivamente. Las PASO se realizarán el 12 de septiembre mientras que las legislativas tendrán lugar el 14 de noviembre. Todo aún parece muy lejano. Por ende, el clásico proceso de dolarización de carteras electoral todavía ni debería notarse.

Más aún, sabiendo que el BCRA no solo recuperó su capacidad de intervención en el mercado de futuros (más de u$s5.000 millones), sino que fortaleció su posición de reservas líquidas y netas (en torno a los u$s7.000 millones) y encima tiene el stock de bonos para intervenir en el CCL y MEP. Sin embargo, algunos parecen haber empezado a testear al BCRA. Cabe entonces la pregunta ¿qué tan caros están los dólares informales para esperar una reacción del BCRA? Para intentar responder vale comparar el comportamiento del BCRA en 2020. El año pasado, cuando se intensificó la salida de capitales y la corrida contra las reservas del BCRA (entre agosto y octubre vendió casi u$s4.000 millones), el dólar informal tocó a fines de octubre máximos de $195. Ya con anterioridad la autoridad monetaria fue intensificando el cepo, las restricciones y los controles cambiarios, a la par de su ritmo de intervención. Claro que el billete en los mercados informales, que había arrancado el año entre $77 y $80 hasta el advenimiento de la pandemia, empezó a acelerar el ritmo escalando en abril a más de $120 y así fue llegando a los máximos de octubre, para dejar en claro que había sido una especie de “overshooting” y cerrar el año en torno a los $165. Hubo que ver entonces que el billete se fuera a las nubes ($195) para ver una reacción firme del BCRA y del Gobierno.

¿Pero qué significan esos valores alcanzados el año pasado? Ese dólar paralelo de $190 era considerado “caro”, y estaba muy cerca de los valores calificados como “súper altos” de la historia como el dólar paralelo de la híper de Alfonsín o el dólar paralelo pos-Guerra de Malvinas. Por ejemplo el dólar de Alfonsín a pesos de octubre del año pasado equivale a unos $240 y el de pos-Malvinas a $210. En cambio, el dólar de $190 era muy superior a los tipos de cambio vinculados con períodos de inestabilidad pero no hiperinflacionarios como el dólar paralelo pre-Alfonsín, al dólar paralelo pre-Plan Austral o incluso al dólar oficial de Duhalde 2002. Esos tipos de cambio a pesos de octubre pasado se ubicaban en $150, $140 y $130 respectivamente. Y para tener una referencia más amplia, el dólar paralelo de Cristina Kirchner entre octubre 2011 y diciembre 2015 (bajo el cepo) equivaldría a unos $76 de octubre pasado.

Ahora bien, cómo se compara el actual dólar paralelo de $165 frente a los considerados “súper altos” o vinculados a episodios de inestabilidad. Hoy el dólar de la híper de Alfonsín equivaldría a unos $300 mientras que el de pos-Malvinas a unos $262. Mientras que los tipos de cambio de episodios de inestabilidad ni hiperinflacionaria serían equivalentes a $187 (setiembre-octubre 1983), a $176 (enero-mayo 1985) y a $153 (2002).

Por lo tanto el dólar de $190 de la corrida del 2020 era un dólar caro, muy cercano a los súper altos de la historia (Guerra de Malvinas e híper 1989) e incluso un 30% mayor a los de inestabilidad, mientras que el actual de $165, si bien es alto, no lo es tanto en términos reales como el del año pasado y más parecido a los de inestabilidad. De modo que sería prematuro ver a un BCRA muy agresivo en sus intervenciones por el momento.

Temas

Dejá tu comentario