BCRA desacelera suba del dólar al 1,5% mensual e intenta anclar inflación

Economía

En lo que va de abril, la autoridad monetaria convalidó un alza menor a 5 centavos por día.

Mientras el Gobierno prepara nuevas medidas para intentar domar una inflación que no cede, el Banco Central profundiza la desaceleración del ritmo de devaluación en el inicio de abril. La mesa de operaciones de la entidad que preside Miguel Pesce convalidó hasta ayer una suba del tipo de cambio mayorista menor a 5 centavos por día, que adelanta un incremento mensual en torno al 1,5%, casi un punto menos que en marzo. La moderación del avance del dólar oficial es una de las variables que administra el Gabinete económico en busca de restarle presión a los precios y de acotar las expectativas inflacionarias del mercado.

En los primeros doce días de abril, el “crawling peg” del BCRA acumuló un avance de 58 centavos. Mucho menos que en el mismo lapso de marzo, cuando sumó $1,03, a razón de 8,5 centavos diarios. En la segunda quincena ralentizó aún más el ritmo y terminó el mes con un deslizamiento mensual de 7 centavos promedio por día.

Las fuentes del equipo económico consultadas por Ámbito evitaron precisar a qué tasa de devaluación final apuntan para abril, pero ratificaron la decisión de aminorar la velocidad a la que viaja el dólar para restarle una elemento de presión al índice de precios al consumidor (IPC). Y citaron las declaraciones del ministro Martín Guzmán, quien dijo en reiteradas oportunidades que la suba del tipo de cambio oficial fue mayor a comienzos de año pero que se desaceleraría progresivamente para cumplir con el objetivo presupuestado de llegar a $102,40 a fin de año.

En enero el dólar mayorista subió 3,7%; en febrero, 2,8%; y en marzo, 2,4%. En la primera semana hábil de abril el avance fue de algo menos de 5 centavos por día y lo propio ocurrió ayer, con un avance de 14 centavos (que compensó los dos días sin actividad cambiaria por el fin de semana) hasta los $92,58. De mantenerse así, el tipo de cambio se deslizará cerca de 1,5% en el mes.

La desaceleración del dólar continuará en los próximos meses. Es que para cumplir con la meta anual del 25% que se fijó en el Presupuesto 2021, entre mayo y diciembre el ritmo mensual deberá promediar 1,1%. Las declaraciones de Guzmán y su cristalización en los movimientos del Central empezaron a convencer al mercado de que no habrá una devaluación brusca en el corto plazo, algo que la entidad buscará apuntalar con un incremento en la acumulación de reservas durante los meses más favorables producto de la cosecha gruesa (abril y mayo). En las primeras seis ruedas del mes ya compró u$s630 millones, según fuentes privadas. Por lo pronto, las expectativas que reflejan las tasas del dólar futuro del Rofex cayeron casi a la mitad del nivel de comienzos de año y ya se ubican en torno al objetivo de depreciación oficial.

Lo que no se consiguió alinear son las expectativas de inflación. Según el último Relevamiento de Expectativas del Mercado del BCRA, los analistas de la city esperan para 2021 un promedio de 45,6%, casi 17 puntos por encima de la meta presupuestada (29%). Es que en lo que va del año la inercia se mantiene a tope. Este jueves el INDEC publicará el IPC de marzo, que las consultoras estiman en torno al 4%. Así, el primer trimestre cerraría con un acumulado cercano al 12%, aún más alto en el caso de los alimentos, presionados por la suba del precio de los commodities. La primera semana de abril no trajo buenas noticias: según un relevamiento de LCG, los alimentos y bebidas aumentaron otro 1,3%.

La estrategia oficial para enfrentar la inflación juega en dos frentes. Uno es el macroeconómico, que incluye la mayor austeridad fiscal y monetaria propiciada por Guzmán para evitar un recalentamiento de la brecha cambiaria, en combinación con la ralentización del dólar oficial. A eso se suma la política tarifaria, que por ahora se encamina a incrementos de un dígito en el segundo trimestre (aunque continúa el debate interno para lo que resta del año).

El otro frente es el acuerdo de precios y salarios. Por el lado de las paritarias, hay conformidad en el Ejecutivo ya que los números rondan la pauta de poco más del 20%. En cambio, detectan una desmedida recomposición de márgenes de ganancias empresariales en algunos segmentos de las cadenas productivas. La carne está en la mira y por eso la secretaria de Comercio, Paula Español, advirtió sobre un eventual cierre de la exportación vacuna si no frenan los aumentos. Entretanto, se promete intensificar los controles en frigoríficos y prorrogar el acuerdo de venta de ocho cortes a “precios populares”. Además, ayer se renovó el programa Precios Cuidados por tres meses, con aumentos promedio de 4,8%.

Dejá tu comentario