El Banco Central puso en juego una herramienta clave para frenar al dólar: ¿alcanza con la suba de tasas?

Economía

La suba de tasas decidida el jueves por el Directorio del Banco Central fue superior a lo que esperaba el mercado. Sin embargo, los analistas aseguran que es una condición "necesaria" pero no suficiente y ponen la lupa en las reservas y el mercado de deuda en pesos.

En busca de intentar frenar la aceleración del índice de precios, el Directorio del Banco Central (BCRA) dispuso el jueves elevar fuerte su tasa de política monetaria, en 950 puntos básicos. De esta forma, la tasa de interés nominal anual de las Letras de Liquidez (Leliq) a 28 días pasó de 60% a 69,5%. Simultáneamente y en pos de aumentar el incentivo al ahorro en pesos, el BCRA elevó los límites mínimos de las tasas de interés sobre los plazos fijos de personas humanas, estableciendo el nuevo piso en 69,5% anual (desde el 61% previo) para las imposiciones a 30 días hasta 10 millones de pesos. ¿Pero alcanza para frenar al dólar?

Según sostiene Ecolatina, la suba de tasas mayor a la esperada por el mercado "es una condición necesaria (no suficiente) para calmar la dinámica de la brecha cambiaria y apuntalar la demanda de pesos".

"Si bien la medida va en la dirección correcta y constituye una señal positiva de cara al mercado, a los efectos de que la calma se extienda en el tiempo deberá avanzarse rápidamente con medidas concretas en términos de la corrección de los principales desequilibrios asociados al frente fiscal-monetario y de acumulación de reservas. Este último resulta el más apremiante en el corto plazo, en una semana en la que, si bien se moderó el flujo negativo de reservas, la dinámica sigue siendo preocupante", expresa el "Monitor Semanal" de la consultora.

Los dólares libres esta semana se mostraron tranquilis propiciando una leve reducción de la brecha. El CCL (GD30) retrocede 0,5% en la última semana y se ofrece a $285,19. Por su parte, el MEP (AL30) retrocedió 0,7% y el blue avanza 0,7%, y cierran el viernes en $278,53 y $295, respectivamente. Desde los máximos nominales alcanzados a partir de la renuncia de Guzmán y la incertidumbre posterior, el CCL retrocede 14,2%, mientras que el blue descomprime 12,7% y el MEP 14,3%. Si bien las brechas retroceden más de 40 p.p. (CCL) desde los máximos de julio (22/7), "todavía se mantienen en niveles sumamente altos: rondan el 110% al 120%", agregaron.

Sobre el dólar oficial, el Central también moderó la devaluación: "Así, mientras que en la primera semana de agosto avanzó 1,26% (a una TEM del 5,16%), esta semana el mayorista trepó 1,23%, corriendo a un ritmo mensualizado del 5,0% TEM. Si bien esta velocidad es algo inferior a la de las primeras 5 ruedas del julio (5,09% TEM MTD), muestra una aceleración respecto al 4,8% del mes pasado. No obstante, difícilmente el Central pueda evitar que el oficial siga corriendo por detrás de los precios con una inflación que superaría el 6% en agosto".

Qué opinan los analistas

Para Rubén Ullua, analista financiero, indicó: “La suba de tasas era una de las pocas herramientas que le quedaba al Gobierno para hacer frente al escenario actual, a los efectos de poder frenar la escapada de flujos al dólar. Es una herramienta válida y puede contener temporalmente la salida de inversores hacia carteras dolarizadas. Sin embargo, el mercado va a exigir más y va a estar mirando la capacidad del BCRA de recuperar reservas. En este sentido, la medida va a permitir una estabilización en el corto plazo, pero no será suficiente para el mediano plazo”.

Diego Martínez Burzaco, jefe de estrategia en Inviu, consideró que “la suba fue importante, no solo como respuesta al dato de inflación que se conoció para julio, sino ante la inercia inflacionaria que mostraron los primeros días de agosto”. “Estamos ante una tasa efectiva anual de casi 100%, que puede contribuir a una demanda de inversiones en pesos, al menos en el corto plazo. Sin embargo, para que los resultados no sean efímeros, debe ser complementado con medidas fiscales y acumulación de reservas”, amplió.

Mauro Natalucci, de Rava Bursátil, no descartó una mayor baja en los dólares financieros ante la inclinación de inversores a la tasa de interés y menor presiones sobre los tipos de cambio paralelos. Sin embargo, señaló que “también va a depender de las expectativas y credibilidad que genere el gobierno y Sergio Massa en estos meses hasta diciembre”.

Temas

Dejá tu comentario