Bodegas piden que se eliminen las retenciones a la exportación de vinos

Economía

Argumentan que una hectárea de viñedos genera más dólares y más empleo que otros productos del sector agroalimentario.

Una hectárea cultivada con uva genera exportaciones promedio por un total de u$s4.800. Esto es casi el doble de lo que exporta una hectárea de maní (u$s2.683) y representa 5,6 veces más de lo que la soja exporta por hectárea, que equivale a u$s857.

Estos son algunos de los datos de la realidad productiva en base a los cuales la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) elevó al Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, que encabeza Matías Kulfas, un pedido para que se eliminen las retenciones a las exportaciones de vinos.

Según el informe elaborado por el Observatorio Vitivinícola Argentino, dentro de las cadenas agroalimentarias qué más exportan en la Argentina, el complejo que incluye a la uva/vino es el que ofrece el efecto multiplicador más significativo. “Ningún sector agro exportador como la vitivinicultura genera más dólares por hectáreas cultivadas ni empleos a nivel país”, sostiene la entidad.

El diagnóstico está certificado por datos oficiales al 2020 de los Ministerios de Desarrollo Productivo y de Agricultura, Ganadería y Pesca y el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), relevados por el Observatorio Vitivinícola Argentino, unidad ejecutora de la Corporación Vitivinícola Argentina gestionada por la Bolsa de Comercio de Mendoza.

“En este contexto y contemplando el efecto multiplicador que tiene la vitivinicultura como generadora de divisas, creadora de empleo y su aporte a la construcción de marca país, es pertinente discutir el rol e impacto que tienen los derechos de exportación que hoy paga el sector. Un menor costo por la eliminación de las retenciones nos ayudaría a ser mucho más fuertes en los mercados y crecer más en las exportaciones”, afirmó José Alberto Zuccardi, presidente de COVIAR.

El complejo exportador de la uva (incluidas las ventas de uvas en fresco y pasas, vino fraccionado y a granel y jugo concentrado o mosto) es un sector clave en la generación de empleos, según los bodegueros. Por cada 100 hectáreas cultivadas y en producción, la vitivinicultura genera alrededor de 72 puestos de trabajo. Esto es diez veces más que los empleos que genera el maní (7 por cada 100 hectáreas en producción) y ampliamente superador a la cantidad de mano de obra que demandan los complejos exportadores de cebada, girasol, trigo, maíz y soja. Todos estos sectores emplean a entre 1 y 3 personas por cada 100 hectáreas cultivadas, afirman. Otro punto que destacan desde COVIAR es la presencia en el mundo y la diversificación de mercados que tiene la vitivinicultura argentina. En este sentido, el complejo uva con sus productos exportables llega a 108 mercados (países) del mundo. En tanto el complejo maicero llega solo a 66 países, mientras que el maní accede a 63 y la soja a 44 mercados.

Dejá tu comentario