Bolsas contra media sanción de Diputados por Ganancias

Economía

«Una medida que aparentemente está dirigida a controlar supuestas acciones de elusión de los exportadores, terminaría resultando un perjuicio para los productores agrícolas», sostienen las Bolsas de Comercio de Rosario, Córdoba y Santa Fe y las Bolsas de Cereales de Buenos Aires y Bahía Blanca al rechazar el sistema de liquidación del Impuesto a las Ganancias sobre las exportaciones de granos aprobado el miércoles pasado por la Cámara de Diputados.

El proyecto, con media sanción, propone liquidar el Impuesto a las Ganancias según la cotización más alta que alcancen los granos entre el día de la compra y el momento del embarque, en lugar de hacerlo según los valores del día de la compra como ocurre ahora. Esto generaría una acumulación de distorsiones que las entidades explicaron en un informe enviado al secretario de Agricultura de la Nación, Miguel Campos, al titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados, Carlos Snopeck, y al titular de la Comisión de Agricultura de Diputados, Adrián Menem.

•Objetivo

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, tiene como objetivo reducir la evasión fiscal, y apuntó contra las cerealeras, empresas a las que acusó de «triangular» operaciones con el fin de evadir sus obligaciones tributarias. Si bien la reforma impositiva se proyecta sólo para las compañías que operan con firmas que tercerizan negocios con sus filiales del exterior (donde según la Administración Federal de Ingresos Públicos se producen las maniobras de evasión) la modalidad alcanza a 95 por ciento de las ventas por lo que afectan prácticamente a la totalidad del comercio de granos.

El extenso trabajo de las bolsas especifica que la decisión del gobierno avalada por los diputados provocará:

Caída en la rentabilidad del productor agrícola local, porque los exportadores -anticipándose a posibles aumentos en los precios a la fecha de embarque-descontarán el precio que estaría en condiciones de pagar por los granos.

• Mayor concentración en la demanda de granos en el mercado interno, porque los grandes compradores podrían soportar los riesgos de posibles incrementos de costos, lo que no podrán hacer las empresas de menor porte.

Mayores problemas logísticos porque se inducirá a vender granos en el mercado disponible en fechas próximas al momento del embarque.

• Se perjudicará el financiamiento de los productores porque verá seriamente afectado el ingreso de divisas en concepto de prefinanciaciones que brindan los bancos internacionales, ante la falta de previsibilidad de los negocios.

«Las ventas al exterior de granos, aceites y harinas proteicas se realizan durante todo el año y con mucha anticipación al embarque de los mismos; debido a la necesidad de los importadores de asegurarse el abastecimiento en tiempo y forma y, además, para que los exportadores puedan con suficiente antelación organizar la logística que dichas operaciones involucran (acopio de la mercadería, contratación de los buques)», explican las Bolsas al tiempo que recuerdan que «las ventas al exterior de estos productos deben registrarse obligatoriamente el mismo día en que éstas se realizan o el día hábil siguiente».

•Incertidumbre

Asimismo, los cambios propuestos por Diputados provocan, según los exportadores, incertidumbre en los negocios que impedirá el funcionamiento del mercado a futuro de granos. «Con mayores oscilaciones de precios las diferencias también serían más abultadas por lo cual, para salvarse de eventuales pérdidas, los operadores concentrarían negocios a futuro pero con un «índice de cobertura» que se descontará del precio de los granos y a costa del productor», indicaban.

«A pesar de ser la Argentina un país estructuralmente agroexportador, podría transformarse en un proveedor marginal y poco confiable para los compradores internacionales, sometiendo a riesgo el futuro de la comercialización externa de nuestros productos agrícolas y sus derivados», argumentaban, por su parte, las Bolsas.

Dejá tu comentario