Gobierno recibió apoyo internacional en las nuevas cláusulas legales acordadas con bonistas

Economía

Era uno de los últimos pasos que esperaba el equipo de Martín Guzmán para presentar los prospectos ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), la letra chica de los contratos de todo el proceso de reestructuración de la deuda que oficializa el acuerdo con los acreedores. Se estima que la enmieda se presente durante la próxima semana.

El capítulo de la negociación de la deuda con bonistas extranjeros está llegando a su fin. Uno de los últimos pasos que debía dar la administración nacional en este proceso, esto es la presentación ante la SEC de los prospectos con los detalles de la nueva oferta, estaba supeditado a la redacción de los términos legales. Según pudo saber Ámbito de fuentes oficiales, el acuerdo alcanzado en una suerte de comisión redactora conjunta entre el Gobierno y los acreedores obtuvo el respaldo del G24, una organización intergubernamental de países en desarrollo en cuestiones monetarias y de desarrollo, y también de los traders de mercados emergentes.

La diferencia en cuestiones legales fue una de las primeras cartas que Martín Guzmán y el equipo negociador puso arriba de la mesa como prenda de cambio, con el objetivo de acortar las distancias con los bonistas. Se trata de cláusulas que cuentan las mayorías necesarias en los procesos de reestructuración y cómo esas mayorías se contabilizan. El respaldo recibido por la administración nacional viene de los dos lados del mostrador: tanto de quienes están interesados en colocar deuda soberana, como de compararla. “Se está cristalizando el consenso internacional tanto del lado de los compras como los que venden”, le dijo una fuente oficial a Ámbito. "Esta semana hubo una reunión de Guzmán y equipo con Emerging Markets Traders Association (EMTA)" y el ministro recibió "similar apoyo", según una fuente con conocimiento de lo discutido en ese evento.

Por el lado del G24, desde el Gobierno le contaron a Ámbito que el respaldo se concentra en los nuevos estándares para las cláusulas de “redesignación” y “pacman”.

En relación con las CACs, indicaron fuentes oficiales, “si el 66% o 2/3% aceptan una propuesta de restructuracion futura de la Argentina, Argentina puede cerrar la oferta con los que aceptaron y excluir de la votación a aquellas series en las cuales no se alcanzaron las mayorías necesarias (las cuales no serían modificadas), sin necesidad de notificar a los inversionistas que aceptaron y sin darles un plazo para que puedan revocar sus aceptaciones”. “Por el contrario, si no se alcanza el 66%, Argentina solo podrá excluir series de la votación si previamente notifica a los inversionistas que aceptaron que va a llevar adelante dicha exclusión y les da 5 días para revocar su aceptación”, detallaron.

Sobre la estrategia pacman, muy resistida por los inversores y que le valió al ministro Guzmán ser acusado de negociar de "mala fe", “Argentina podrá lanzar una oferta de aplicación uniforme (esto es, una oferta que contabiliza votos en el agregado de las series sin tener en cuenta los votos de cada serie en particular) luego de haber realizado una oferta que contabiliza votos en el agregado de dos o más series teniendo en cuenta también el voto dentro de cada series, si en la primera oferta ha logrado el 75% de aceptación”.

“Son dos innovaciones legales que se traducen en mejoras contractuales para los nuevos contratos de deuda, respetando el espíritu de los contratos existentes: que la decisión de la mayoría de los inversionistas pueda obligar a la minoría, sin que existan holdouts. Es, entonces, un perfeccionamiento de los contratos existentes, apoyado por la comunidad internacional”, reflexionaron desde la administración nacional.

El próximo martes, el G24 hará un seminario virtual para examinar en detalle el debate sobre las cláusulas de acción colectiva. Estará moderado por Kevin Gallagher (Universidad de Boston) y participarán Brad Setser (Council on Foreign Relations), Anna Gelpern (Georgetown University Law Center), Augusto de la Torre (Columbia University), Andrés de la Cruz (Cleary Gottlieb Steen and Hamilton International Legal Services) y Robert Howse (New York University School of Law).

El G-24 coordina la posición de los países en desarrollo sobre cuestiones monetarias y de desarrollo en las deliberaciones y decisiones de las Instituciones de Bretton Woods (ICM). No es un órgano del FMI, pero el organismo le brinda asistencia. Los países miembros del G24 son Argentina, Argelia, Brasil, Colombia, Congo, Costa de Marfil, Egipto, Etiopía, Gabón, Ghana, Guatemala, India, Irán, Líbano, México, Nigeria, Pakistán, Perú, Filipinas, Sudáfrica, Sri Lanka, Siria, Trinidad y Tobago, Venezuela.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario