Boudou: "La gente tiene más dinero que antes, por eso hay tensiones de precios"

Economía

El escenario era el ideal para que el ministro de Economía llevara a cabo un discurso económico, pero con una clara defensa política del modelo que lidera la Presidenta Cristina de Kirchner.

En el auditorio del Banco Nación se podían ver a numerosos intendentes del conurbano bonaerense, quienes fueron convocados por la Federación Argentina de Municipios (FAM) que preside el intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra. Previamente escucharon la exposición del ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Arlía, quien vaticinó que el PBI provincial este año crecerá un 6%. Lo fundamentó en que la cosecha de la soja superará en un 11% la correspondiente al período 2007-2008; que la producción de acero y cemento aumentó un 37% en el primer trimestre de este año, destacando a su vez el motor que significará la construcción, en tanto aportó datos de la excelente performance que tendrá la industria automotriz este año.

Cuando Amado Boudou tomó la palabra, avaló este diagnóstico y aprovechó la oportunidad para recordar los últimos 30 años en materia económica. Este raconto le permitió destacar los errores de los diferentes gobiernos opositores, como por ejemplo, en materia de incremento de la deuda externa, rebaja de las jubilaciones, la política de privatizaciones -tanto del Correo, los fondos jubilatorios, Aerolíneas Argentinas-, entre otros. Así, le dedicó un párrafo al jefe de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires cuando dijo que "(Mauricio) Macri dice que esa empresa (por Aerolíneas Argentinas) da pérdida, me hace acordar a la época en que se decía 'Ramal que para, ramal que cierra", sostuvo.

El ex presidente Alberto Rodríguez Saa no se salvó de la crítica del funcionario por haber anunciado el default con alegría. Boudou se refirió a aquel episodio (pidiendo perdón al auditorio), recordando cuando "un cachivache dijo 'no voy a pagar la deuda', y luego se hundió el país". El diputado Claudio Lozano, quien hoy se vio involuntariamente vinculado a un episodio de supuesto espionaje (ver nota aparte) también fue mencionado por el ministro cuando, defendiendo la política oficial del uso de las reservas, mencionó que el legislador, si bien ahora se opone a la utilización de las reservas para el pago de deuda, anteriormente había presentado un proyecto de asignación universal -que, se ocupó de aclarar, fue la Presidente Cristina Kirchner quien lo implementó- cuyo financiamiento era a través del uso de las reservas.

Incluso, el jefe del Palacio de Hacienda desestimó que haya una suba generalizada de precios al insistir en que la "supuesta inflación" es en realidad una "tensión de precios". "¿Saben cuál es el problema de los precios en la Argentina? -preguntó el ministro. Y respondió "que la gente tiene más dinero que antes".

Por otro lado, Boudou volvió a insistir que el canje de deuda está en marcha y señaló que "sólo falta la aprobación de la CONSOB (autoridad del mercado financiero de Italia) porque allí la autorización se da en conjunto (tramo técnico y oferta)". Irónicamente, sostuvo que "pese a los que hablan de impericia y dicen que el canje no sale, que dicen que este ministro es un inútil y el secretario (de Finanzas, Hernán Lorenzino) es peor; nosotros vamos a llevar por delante esta operación que permitirá una reducción de la deuda pública".

Los medios y los economistas "que mienten" tampoco se salvaron del resumen de la economía argentina, a los cuales acusó de efectuar diagnósticos que nunca se cumplen, y puso varios ejemplos: "el canje no sale; no va a haber luz ni gas; Hillary Clinton no viene; Obama no recibe a la Presidenta; no va a haber superávit comercial ni fiscal", entre otros conceptos negativos. Esto le dio pie para demostrar la "intencionalidad" de estos sectores críticos. Explicó que con todos estos vaticinios "lo que buscan es una maquinaria para hacernos bajar los brazos" y garantizó que no lo van a lograr.

El Fondo Monetario Internacional fue blanco también de los cuestionamientos de Boudou, a horas de partir a Washington para participar en la Asamblea de Primavera de ese organismo y del Banco Mundial. El ministro rescató la cancelación de la deuda con el FMI, decidida por el ex presidente Néstor Kirchner, pues permitió que el país "deje de aplicar las recetas (neoliberales) del FMI, que no buscan el interés genuino del país".

Consultado por ámbito.com sobre la posibilidad de conversar con el titular del FMI sobre el acuerdo con el Club de París, reconoció que uno de los requisitos para acordar con el Club de París es el acuerdo con el FMI para una solución financiada de la deuda. Pero aclaró que "esto tiene que ver con otra época, cuando los países se endeudaban solamente con organismos multilaterales y cuando alguno tenía problemas, los tenía con el FMI, el BM y el Club de París; esto cambió y los países pasaron a endeudarse en mercados financieros y puede haber un país como Argentina, que tiene una deuda con el Club de París y no con el FMI". De esta manera, Boudou ratificó la estrategia de poder llegar a cancelar la deuda con el Club de Paris sin buscar la aprobación del FMI.

En síntesis, el ministro de Economía con un optimismo electoral afirmó que "Hay muchos que pensamos en la necesidad del 2011-2015 para que, definitivamente, pongamos a Argentina en una senda difícil de sacar", dijo.

Dejá tu comentario