Brasil: preocupa impacto de la crisis argentina

Economía

Los principales analistas económicos y políticos de Brasil consideran que la actual crisis por la que atraviesa la Argentina no se asemeja a la registrada a fines de los 90, pero no descartan, totalmente, las chances de que estalle nuevamente una grave crisis política con el consiguiente impacto económico.

De todos modos, los escenarios proyectados, sin una debacle política, resultan moderadamente optimistas, ya que apuntan a que la economía argentina no entrará en recesión, sino que se profundizará la desaceleración del crecimiento. Para este año en las mesas de dinero de San Pablo esperan que la tasa de crecimiento del PBI se ubique entre 6% y 7%. Pero la explosión inflacionaria (suponen una tasa cercana a 30% anual) y la desaceleración de la economía mundial conllevan a que la Argentina pasaría a crecer sólo 4% en 2009.

Para Brasil el dato es relevante. Sobre todo, porque tiene una gran influencia en su sector externo al que el ministro de Finanzas, Guido Mantega, aspira a fortalecer. La Argentina es el segundo principal mercado de destino de las exportaciones brasileñas.

Los economistas del banco Bradesco reconocen que «Brasil hoy difícilmente sería contagiado por una crisis en la Argentina como en situaciones anteriores, pero una desaceleración del crecimiento económico argentino ciertamente afecta el resultado de nuestra balanza comercial». Sus estimaciones sostienen que por cada punto porcentual que caiga la tasa de crecimiento del PBI reduce entre u$s 500 y u$s 1.000 millones el saldo de las exportaciones brasileñas a la Argentina.

De modo que bajo estas proyecciones este año el déficit comercial con Brasil podría reducirse entre u$s 1.000 y u$s 2.000 millones. Vale recordar que en 2007 el déficit alcanzó el récord de u$s 4.007 millones.

  • Chances

    En lo que va del año, ya el déficit se elevó a u$s 1.681 millones, por lo que se descontaba que, de no haber mediado el conflicto con el campo, se hubiera alcanzado otro récord. Pero ahora podría verse una atemperación en el desbalance comercial producto de la desaceleración argentina.

    Sin embargo, en virtud de la experiencia histórica los brasileños contemplan algunas chances de que los argentinos enfrenten otra grave crisis política que podría tener consecuencias aún más negativas para la economía.

    Murillo de Aragao, uno de los analistas más influyentes de Brasil, alertó recientemente sobre la vocación suicida de la Argentina, «un país maravilloso que, a pesar de las ventajas comparativas que pueden hacerla una potencia mundial, está maldito por una clase política inepta y corrupta que en los últimos 40 años lo llevó a situaciones de increíble descontrol». Advierte que la incompetencia de la gestión de la dinastía Kirchner agrava la crisis. No le extrañó así que la consultora internacional Oxford Analytica, referente para los inversores mundiales, ya considere la crisis argentina como uno de los dos mayores riesgos del continente. «Aunque la Argentina supere esta crisis, está presa de un círculo vicioso y viciado que empobrece al país y deja a los argentinos sin la posibilidad de aprovechar con mayor intensidad su potencial», señaló.
  • Dejá tu comentario