Cae venta de autos (primera vez desde 2002)

Economía

Ya dejó de ser una sensación para convertirse en una realidad y de las peores. Las ventas de 0 km cayeron fuertemente en las últimas semanas y ya hay datos que lo confirman.

Según las cifras que maneja la asociación que agrupa a las concesionarias (ACARA), sobre la base de las operaciones de los primeros 15 días del mes, julio cerrará por debajo de igual mes del año pasado. Esto significaría que, por primera vez desde la crisis de 2002, la actividad, comparando julio contra julio sería inferior a la del año anterior. Si bien hubo algún otro mes que tuvo una baja interanual no se debió a caída de la demanda como en este caso. De esta manera, se pone en duda la posibilidad de llegar a las 620.000 unidades vendidas en todo el año como se estimaba.

Fuentes de ACARA estimaron que se llegará a fin de julio con un nivel de patentamientos de unas 48.000 unidades contra las 50.200 registradas en igual mes de 2007. Esto significa una baja de alrededor de 5%. Si bien sigue siendo un volumen importante de operaciones, en una industria que en los últimos seis años estaba acostumbrada a crecer, crecer y crecer, el dato es alarmante.

Pero la situación es peor de lo que reflejan estas cifras. Lo que está midiendo ACARA son los patentamientos que, en realidad, fueron operaciones que se efectuaron hace varias semanas o hasta meses. Ahora se entregan y se registran, pero fueron decisiones tomadas cuando se pensaba que el conflicto entre el campo y el gobierno podía tener una solución más rápida.

En muchas concesionarias admiten que las ventas en los últimos días cayeron más de 30% y para cerrar las operaciones deben hacer esfuerzos supremos ante las dudas de los compradores.

«Hace unos meses teníamos cola de clientes que se peleaban por llevarse un auto. Si era el que estaban buscando, está bien, pero si no, compraban el que había disponible. Era una locura. Ahora es al revés. Preguntan, preguntan y son muy exigentes, y hasta último momento no parecen convencidos», explicó a este diario un vendedor. Incluso, la caída es mayor si se miden las ventas corporativas, es decir, las que se hacen a empresas por varias unidades.

Se confirma también con estosdatos que el sector vivió en una burbuja en los últimos meses. Cuando los datos negativos se multiplicaban en otros rubros, la venta de 0 km se mantenía a buen ritmo. Lo que sucedía en ese momento es que los autos fueron elegidos como refugio a la mayor inflación. Mucha gente se volcó a la compra de vehículos ante la falta de alternativas de inversión, más teniendo en cuenta que los 0 km subían de precio mes a mes, lo que compensaba la pérdida de valor por sacar un auto de concesionaria. Este es otro dato que muestra el parate del sector. Desde comienzos de año, todos los meses las terminales enviaban a las concesionarias las nuevas listas de precios con aumentos. Sin embargo, en julio la mayoría de las automotrices mantuvo los precios como respuesta a la menor demanda. Y se espera que en las próximas semanas haya buenas noticias para los consumidores. Es que en las terminales están trabajando en promociones y bonificaciones para palear la baja del consumo.

Pero si bien alarma a las terminales la situación del mercado interno, es mayor la preocupación por el clima político que vive el país que hace peligrar inversiones. Son varias las terminales que tienen proyectos para producir nuevos modelos que están a la espera de una definición de las casas matrices. Las noticias que llegan de la Argentina (preocupa la falta de seguridad jurídica) no ayudan. Hay al menos tres terminales con proyectos en marcha que esperan el visto bueno desde el exterior para anunciar nuevas inversiones (incluso tienen previsto la llegada de los N° 1 a nivel mundial para los próximos meses) que ante la situación política y económica del país podrían quedar en la nada.

Dejá tu comentario