En varios frentes del sector surgen más complicaciones

Economía

…que, mientras más lento que lo deseable comienza a despejarse el panorama político-económico con la asunción de la nueva administración Fernández y el nombramiento paulatino de los funcionarios que acompañarán esta parte de la gestión, distintos hechos comenzaron a sumarse para complicar el panorama de las empresas agropecuarias. Desde el clima, que sigue con muy altas temperaturas y escasas lluvias lo que acentúa las condiciones de sequía en cada vez más amplias zonas del centro y oeste de la Pampa Húmeda y hacia el norte, hasta la creciente presión gremial (las usinas lácteas volverán a sufrir otro paro este fin de semana, igual que algunos gremios de transportistas), y el creciente enrarecimiento de la cadena comercial, en especial en granos, con las derivaciones que van teniendo empresas públicamente complicadas, como BLD o Vicentin, entre otras, que van impactando sobre distintos eslabones como corredores, productores, etc., todo lo cual confluye en mayor presión de iliquidez (se calcula que solo a productores, ya hay más de u$s500 millones frenados, mientras que la deuda a bancos (algunos en créditos a sos firma (¡) superan holgadamente los $1.000 millones. El asunto complica especialmente a recién asumido gobernador Omar Perotti, ya que buena parte de los damnificados y empresas en problemas están en esa provincia; pero también al ministro de Agricultura, Luis Basterra, y repercute en la Nación por la magnitud del desfase y lo que se cree puede ser el impacto final de la crisis financiera justo sobre el sector sobre el que más expectativas tienen los funcionarios, la agricultura, y su incidencia en el nivel de ingreso de divisas por exportaciones.

…que, mientras estos eran los temas centrales en la reunión de fin de año de la tradicional consignataria Colombo y Magliano en el Hotel Conquistador; o los forestadores de Afoa en el quincho de Remonta en Palermo, y más aún en el encuentro que el Centro de la Industria Lechera (CIL) realizó en Rodizio de la Costanera como parte de las celebraciones de su centenario, otras varias cuestiones se dirimían en encuentros varios como el cóctel de los periodistas agropecuarios (CAPA) en la Bolsa de Cereales, o una magnífica cena privada con la que se agasajó al titular de la asociación de polo de Ucrania, Andriy Bilyy (y gran productor de cerveza en su país), en un muy discreto petit hotel de Recoleta donde, entre otros, estaba el titular de la Asociación de Polo, Eduardo Novillo Astrada agitado por estos días, con el afamado “Abierto de la Argentina”, que finaliza el sábado, y que congrega a visitantes de todo el mundo además, obviamente, de productores y seguidores locales. Entre ellos, algunos de los temas (además de la ola de calor y la falta de lluvias) fue el recambio de autoridades en CRA, adonde asumió el entrerriano Jorge Chemes en reemplazo de Dardo Chiesa quién coordinará la Mesa de Carnes, en forma honoraria por ahora, cargo para el cual se sindicaba originalmente a Luis Bameule quién declinó el ofrecimiento. Una de las incógnitas entre la gente del sector era, justamente, quién coordinará ahora estas cadenas, que son más de 30, y que en forma personal hacía el presidente anterior, Mauricio Macri. Se descarta que su sucesor, Fernández, no va a tomar ahora esa posta y ya trascendió que algunas de ellas (la forestal, por caso), la presidirá entonces el nuevo ministro de Desarrollo Productivo (ex Producción), Matías Kulfas que ya habría nombrado a algunos especialistas en su equipo para seguir estas cuestiones. Si la tendencia se generalizara, el Ministerio de Agricultura seguiría debilitándose con nuevas delegaciones de poder. Allí también llama la atención la falta de definiciones sobre los cargos más urgentes, dado los problemas que atraviesa el sector y la trascendencia que tiene para el Gobierno. En la usinas de rumores parece que también, además del patogénico Carlos Milisevic que volvería a Paseo Colón, habría quedado confirmado Gabriel Delgado, del INTA y que sonaba para ministro, para hacerse cargo del estratégico Prosap, oficina que maneja importantes fondos internacionales para el sector agropecuario y que durante muchos años estuvo a cargo del tucumano Jorge Neme, ahora con Felipe Solá en la Cancillería, mientras que Julián Echesarreta, exgerente general de la poderosa ACA (Asociación de Cooperativas Argentinas), podría también recalar en el variopinto gabinete de Basterra.

…que, en tanto la danza de nombres está en todo su apogeo, los productores se abocan a lo urgente y a la proyección de su negocio que, en el caso de los forestadores, implicaría encarar un aumento de 700.000 hectáreas más plantadas (más de 50% de incremento) paran llegar a las 2 millones de hectáreas con producción forestal, lo que implicaría inversiones (locales y externas) superiores a los u$s3.000 millones, lo que incluye al menos una pastera del nivel de Botnia, y todo lo cual se planteó en la presentación del Plan 20/30. Para lograrlo, los dirigentes se centran en 3 puntos básicos: corregir la mal llamada Ley de Tierras que acota las inversiones de extranjeros; la seguridad y estabilidad jurídica indispensable para un negocio de largo plazo como es la forestación (10-15 años), y una ley de promoción de la actividad, como cuentan todos los países productores del mundo, incluyendo a Uruguay y Chile, muy por delante de la Argentina en esta materia. También, aunque de más corto plazo, el sector lácteo espera definiciones clave después de casi dos décadas de estancamiento. De hecho, la producción hoy, estimada en unos 10.300 millones de litros, es la misma de mediados de los 90. “La diferencia es que entonces estábamos en franco aumento, mientras que ahora, aunque se amesetó, venimos de caídas continuas e, incluso, se espera una baja relativa también para el año próximo”, señaló un industrial participante de la jornada por el centenario del CIL. El titular de la entidad, Miguel Paulón, destacó por su parte, la necesidad de seguir mejorando el precio de la leche al productor (en tranquera de tambo), y de recuperar niveles en el alicaído consumo interno que bajó hasta los 177-180 litros per cápita/año.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario