Cedería más plata el gobierno: habría un aumento a estatales

Economía

Si bien la negociación salarial del sector privado es la más relevante para la formación de precios, la incierta -porque aún no fue convocada ni abierta- paritaria de los gremios estatales podría complicar la actual holguera de las cuentas fiscales. Esto es porque los empleados públicos nucleados en la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), a cargo de Andrés Rodríguez, y en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), encabezada por Pablo Miceli, aspiran a lograr un incremento salarial de 30%.

Según ellos, con esta mejora los trabajadores estatales recuperarán parte del salario real que tenían antes de la devaluación.

Cierto es que tanto los estatales como los jubilados -éstos no cuentan con gremio que los represente- son los que tienen los ingresos más retrasados respecto de la inflación tras la salida de la convertibilidad. Algo similar a lo que ocurre con los trabajadores informales, que obviamente quedan fuera de cualquier paritaria.

  • Fuente

    Pero en el Presupuesto 2006 no se contempla ninguna mejora ni de sueldos ni de jubilaciones. De modo que de acordarse un aumento a estatales, el dinero deberá salir del excedente del superávit primario. Los expertos en el manejo de la contabilidad del Presupuesto advierten que en virtud de los poderes del jefe de Gabinete de reasignar partidas presupuestarias, la denominada «Jurisdicción 91: Obligaciones al cargo del Tesoro» podría ser la fuente de recursos para otorgar una mejora en los haberes.

    Sin embargo, la negociación con los estatales no radica sólo en un aumento salarial, sino que conlleva un reclamo de blanquear trabajadores contratados, becarios y pasantes. Serían entre 15.000 y 20.000 empleados que están en esta situación, lo que implica un mayor gasto actual y futuro debido que al incorporarlos a la planta permanente el Estado deberá hacerles aportes y contribuciones al sistema de seguridad social.

    El líder de ATE explicó que a mediados de diciembre se habían reunido con la ministra de Economía, Felisa Miceli, y ella se comprometió a abrir las paritarias después de mediados de marzo de este año. «Desde esa fecha enviamos notas al Ministerio de Trabajo para la convocatoria a paritaria sin obtener respuesta», señalan desde el sindicato. Por eso el 5 de abril pasado se decidió convocar a una jornada de protesta nacional para el 20 de abril. Será paro y movilización, advierten desde ATE tras haberle informado tanto a la ministra de Economía como al presidente Kirchner.

    Pero curiosamente, la semana pasada hubo un hecho llamativo. Rodríguez, de UPCN, visitó al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, en la sede de la cartera laboral; y tras el encuentro anunció la convocatoria de paritaria, pero rápidamente fue desmentida por el Ministerio.

  • Convocatoria

    Con buenos reflejos, Tomada informó que el próximo 21 invitaba a reunirse a los gremios estatales para analizar las propuestas, lo que no debería ser interpretado como una «convocatoria a paritaria».

    Todo parece indicar que será difícil acallar los reclamos salariales de los estatales tras los aumentos otorgados en los principales gremios del sector privado que rondaron 19% promedio como subliminalmente impuso Kirchner. Para hoy se espera que firmen el acuerdo salarial los gremios Mercantil, de Armando Cavalieri; y Alimentación, conducido por Rodolfo Daer, que tendría también 19% de incremento.
  • Dejá tu comentario