Economía

Quilmes invirtió u$s10,2 millones para producir Budweiser en el país

La compañía controlada por la multinacional belga AB InBev retomó el control de la marca en mayo luego de un acuerdo con la chilena CCU. Dijo que evalúa más inversiones en el mediano plazo.

Cervecería y Maltería Quilmes inauguró oficialmente esta semana una nueva línea de producción en su planta localizada en la provincia de Tucumán, donde invirtió u$s10,2 millones. Allí comenzó a elaborar hace poco más de dos meses la marca Budweiser, de la cual tomó control en mayo de este año luego de un acuerdo entre las gigantes AB InBev y CCU.

Además, según trascendió, Quilmes, que está bajo la órbita de la firma belga AB InBev, tiene previsto llevar adelante un millonario plan de inversión en los próximos años con el objetivo de ampliar capacidades productivas, modernizar maquinaria y mejorar procesos productivos.

El acto de inauguración oficial contó con la participación del gobernador de Tucumán, Juan Manzur, y parte de su gabinete. Entre las autoridades de la compañía estuvieron presentes Martín Ticinese, presidente de Cervecería y Maltería Quilmes; Gonzalo Fagioli, vicepresidente; Alejandro Donato, gerente de Cervecería Acheral, y Juan Mitjans, director de Asuntos Corporativos.

La inversión concretada contempló la incorporación de una nueva planta de agua con filtro de carbón activo para lograr mayor pureza, la ampliación de la sala de elaboración, y se incorporaron además cuatro nuevos tanques de fermentación y un nuevo tanque de propagación de levadura, entre otras modificaciones.

“Es un orgullo comenzar a producir una marca global como Budweiser en Tucumán. Esta nueva inversión, sumada la nueva línea de producción inaugurada el año pasado, refuerza nuestro compromiso a largo plazo en la provincia y consolida a Tucumán como un polo cervecero nacional y regional”, detalló Martín Ticinese, presidente de Quilmes.

Lo cierto es que la marca Budweiser era operada globalmente por AB InBev, pero en la Argentina estuvo bajo el control de CCU hasta el año pasado. La historia cambió a partir de la compra de SAB Miller (Isenbeck) por parte de la compañía belga ya que la Secretaria de Comercio impuso condiciones para que esta gigante no monopolice el mercado y la obligó a ceder varias de sus marcas a CCU y a cambio recibió el visto bueno para retomar el control local de Budweiser. Con la puesta en marcha de la producción local de la marca en la planta tucumana se cristalizó este acuerdo valuado en alrededor de u$s400 milolones entre las dos empresas cerveceras más importantes del mundo.

En este contexto y según remarcaron desde la firma, para conseguir la autorización para elaborar Budweiser, los maestros cerveceros de la compañía se sometieron a auditorías internacionales de Saint Louis (EE.UU.) y Bélgica para garantizar que la marca que se elabora acá sea igual a la que existe en el resto del mundo, con los mismos estándares de calidad.

Al respecto el presidente de Quilmes remarcó: “Somos una agroindustria federal con casi 130 años en el país. Tenemos una visión de largo plazo y compromiso con la Argentina. A pesar del duro contexto económico del país y de nuestro negocio, nosotros no especulamos, sino que tomamos riesgos y apostamos a invertir, a producir y a generar empleo de calidad en todas las regiones del país. La inauguración de hoy es un ejemplo claro de este compromiso”.

Finalmente desde la empresa cervecera detallaron que en los últimos 10 años llevan invertidos alrededor de $120 millones sólo en su planta localizada en la provincia de Tucumán.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario