Citi: otro escándalo

Economía

Nueva York - Otro escándalo más vinculado con el Citigroup: el ejecutivo Jack Grubman, ex analista de la subsidiaria del Citi Salomon Smith Barney, está recibiendo u$s 50.000 por trimestre para ayudar al grupo a defenderse de las acciones legales de inversores. Lo llamativo es que su propia empresa podría perdonarle hasta u$s 15 millones en préstamos, según denunció ayer el matutino «The Wall Street Journal». Grubman dejó Salomon, recientemente rebautizada Citigroup Global Markets, hace un año entre una tormenta de críticas sobre la objetividad de las investigaciones de mercado de la firma y otras empresas de Wall Street. Como parte del paquete de despido Grubman, valorado en unos u$s 33 millones, se le exige trabajar al menos 15 horas a la semana para ayudar en la defensa legal de la firma, dijo el diario.

Salomon acordó también perdonarle u$s 15 millones en préstamos (u$s 12 millones de inmediato y otros tres cuando cumpla con su compromiso de defender sus informes de investigación mientras la firma se defiende de las acciones legales de inversores). «Es parte de nuestros acuerdos de separación asegurarnos de que nuestros ex empleados cooperen honesta y verazmente en conexión con todas las investigaciones», dijo Salomon en un comunicado el año pasado. La firma comunicó que le estaba proporcionando al ex analista del sector de telecomunicaciones una «compensación razonable por el tiempo que necesitaría pasar trabajando en procedimientos legales, regulatorios y del gobierno».

Como se recordará, el Citigroup acordó recientemente compensar en unos u$s 200 millones a inversores que creyeron en sus informes «inflados» artificialmente respecto de empresas que cotizan en la Bolsa de Estados Unidos.

Dejá tu comentario