Con "pufo" y todo, una rueda aburrida

Economía

Algunos quisieron vincular la nueva suba accionaria con la captura de quien la prensa y el marketing de guerra han dado en llamar "Alí el Químico". Otros prefirieron inclinarse más por los datos positivos que presentaron el índice de "indicadores de liderazgo" y el auspicioso reporte sobre la situación económica en la zona bajo control de la Fed de Filadelfia. Esto se contrapone con la caída que experimentaron los bonos del Tesoro, donde la tasa de 10 años trepó a 4,497% anual, rozando una vez más el máximo de los últimos 13 meses. Si bien es cierto que el dólar continuó su carrera alcista frente al euro, que de la mano del anuncio que Alemania había entrado en un período recesivo tocó el mínimo de los últimos cuatro meses, de todas maneras continuó mostrándose vacilante ante la moneda nipona. Quien lideró las subas (con un alza de 0,97%) fue otra vez el NASDAQ, que cerró en el máximo de los últimos 15 meses, y sin dudas es por allí donde deberíamos buscar la explicación de 0,28% que ganó el Dow, al cerrar en 9.423,68 puntos. De hecho, si nos atuviésemos a los factores comentados más arriba, deberíamos decir que la mejora de las "blue chips" fue muy acotada, en particular porque los grupos que estuvieron al frente de la actividad fueron las empresas de semiconductores, las de Internet y las constructoras, las mismas que vienen liderando el movimiento ascendente desde el mes de marzo. La jornada fue otra vez muy "aburrida" y, de no ser por lo que los rumores sindicaron como un gigantesco "pufo" (o error) de una de las casas de Bolsa más conocidas, que cursó equivocadamente una gigantesca orden de venta a las once de la mañana, fuera del rally inicial, no hubiera habido mucho para comentar...

Dejá tu comentario