Crece 40% inversión (pero la extranjera es mínima)

Economía

La inversión bruta está creciendo fuerte: al dato ya conocido del último trimestre del año pasado (subió 48%) se suma el del trimestre cerrado en marzo, que mostró un alza de casi 40% respecto a lo sucedido 12 meses antes. Paradójicamente, la inversión extranjera directa sigue siendo mínima en un contexto internacional en el que virtualmente llueven dólares sobre los mercados emergentes.

¿ Qué es lo que está sucediendo? Las estadísticas son bien diferentes. Cuando una empresa de los EE.UU. por ejemplo compra una empresa argentina, es inversión extranjera directa. Pero para el cálculo del PBI y en el rubro «inversiones», es como un «pase de manos» y no se computa. Pero hay factores importantes, más allá de las definiciones de ambas, que permiten explicar el porqué de tan disímil comportamiento.

Por un lado, dentro del fuerte despegue de la inversión bruta está el boom de la construcción. A esto hay que incorporarle los efectos secundarios del otro boom, que es el del campo: está creciendo a niveles récord la compra de maquinarias --tracto-res y cosechadoras-ante la rentabilidad que promete el sector. De hecho, un indicador que grafica este crecimiento y el de la economía en general, es el incremento de 210% de la importación de bienes de capital en los primeros meses del año.

• Participación

Si se toma en cuenta la participación que tiene la inversión en el PBI de la Argentina, al último trimestre de 2003, llegaba a casi 18%. A fin de marzo último, seguramente trepará al difundirse la estadística oficial a casi 20% del PBI fruto del alza arriba mencionada. Por otra parte, en la década de los '90, la construcción se llevaba dentro del rubro Inversiones, el 50%, mientras que maquinarias y equipos, la otra mitad. Ahora la relación es de 66% para la construcción.

Entre maquinarias y equipos, más allá de la demanda proveniente del campo, hay sectores, relacionados con la sustitución de importaciones que, sigilosamente, están invirtiendo. Del otro lado del mostrador, la inversión extranjera directa sigue siendo baja. Es más, la Argentina es el país que menos fondos -en relación con el PBI-recibió entre los principales países de América latina. Esto en un contexto donde las tasas internacionales estuvieron en mínimos valores y se percibe desde el exterior una voracidad por la rentabilidad. La cesación de pagos es en este caso, un factor clave al momento de analizar el porqué de la ausencia del país como destino de esta ola de inversiones e ingreso de dó-lares a la región. Lo mismo con la falta de renegociación de los contratos de las empresas privatizadas, que agregan un margen adicional de incertidumbre. Más general, a lo mencionado, es el caso de la ausencia de clima de negocios: es reflejo de los sucesivos tira y afloje contra los organismos internacionales, declaraciones oficiales contra «los que ganaron mucho en los '90", incertidumbre impositiva, y el respeto a los contratos.

Dejá tu comentario