Crece fuerte industria pero se acerca al límite

Economía

Un dato positivo registró la producción industrial al mostrar un fuerte crecimiento en marzo, al aumentar 15,5% en un año. Con esto, y según los datos oficiales, el Estimador Mensual Industrial (EMI) está ahora en el mismo nivel de diciembre de 1999, dejando ya lejos el piso de la recesión de comienzos de 2002. La producción automotriz líderó la mayor actividad y no hubo un solo rubro con retroceso. Hay otra buena noticia. La utilización de la capacidad instalada llegó en marzo a 70%, nivel que no alcanzaba desde el primer semestre de 2001. Hay ahora un peligro serio. Si continúa este ritmo de crecimiento, tanto de la producción como en el uso de la capacidad instalada, en pocos meses se necesitarán más inversiones y más energía, pero no parece haber clima de inversiones y se sabe lo grave de la crisis de los combustibles.

La producción industrial creció en marzo pasado 15,5% contra el mismo mes de 2003, mientras que frente a febrero de este año el aumento fue de 1,3% y se ubicó en el mismo nivel de diciembre de 1999.

Según los datos del Estimador Mensual Industrial (EMI) que prepara mensualmente el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), la actividad creció 14,1% durante los primeros tres meses del año comparado con el mismo período de 2003 y 5,5% en relación con el trimestre anterior. El dato mensual superó, además, las estimaciones de consultoras locales e internacionales y las propias del BCRA, que pronosticaba un avance de sólo 13%. Los sectores que lideraron el avance mensual fueron el automotor, la industria metalmecánica y la rama de productos de caucho y plástico.

• Condicionamiento

Ante este panorama, y teniendo en cuenta que la capacidad instalada utilizada por la industria supera ya 70% -en algunos casos, trepa a más de 90% (ver nota vinculada)-, los analistas coinciden en que la crisis energética condicionaría el crecimiento industrial durante el segundo semestre del año. Se advierte también que la falta de inversión podría reiterar en otros sectores, que también se encuentran trabajando al máximo de su capacidad productiva, el colapso visto en el sector de generación de energía.

Según
Aldo Abram, de la consultora EXANTE, en declaraciones a este diario, «la crisis del sector energético es consecuencia de la falta de señales claras por parte del gobierno para incentivar la inversión». Pese a que el sector automotor se encuentra produciendo a un tercio de su capacidad productiva, fue el que lideró el crecimiento el mes pasado. Según Abram, «esta recomposición se terminará cuando se acabe el potencial de producción con las inversiones viejas, lo que condiciona la capacidad de crecimiento futura a las inversiones que se realicen hoy».

El sector energético fue el primero en alcanzar su frontera de potencialidad productiva y ahora amenaza con modificar las estructuras de costos de otras industrias. Según los cálculos de la consultora EXANTE,
la economía crecería 7% este año y 5% el año que viene, aunque sostiene que el crecimiento del segundo semestre de este año puede verse influido por la crisis energética. Abram consideró que la inflación no es una fuerte amenaza, ya que la política del central mantiene el nivel de precios bajo control, el cual se encuentra por arriba del piso estimado para este año.

Sin embargo,
Camilo Tiscornia, del estudio de Orlando Ferreres, opinó que la política del gobierno de intentar no impactar en forma directa sobre los consumidores mas pequeños amortigua, pero no evita un traslado indirecto de precios, convirtiéndose la inflación el principal riesgo para este año.

La encuesta mensual del INDEC a los industriales también arrojó resultados positivos, aunque manteniendo cierta estabilidad en los últimos meses.
Para 54,9% de los consultados, la demanda interna en el segundo trimestre del año tendrá un aumento, mientras que 39,2% de los empresarios no espera cambios y 5,9% prevé una baja.

• Comercio exterior

En el caso de las exportaciones, durante el segundo trimestre 42,9% aguarda una suba, 49% estabilidad y 8,1% opina que disminuirán. El 57,7% de las empresas no espera cambios en los stocks de productos terminados con relación al segundo trimestre del año anterior, mientras que 23,1% anticipa una baja contra 19,2% que espera un aumento.

El 69,3% de las firmas no advierte cambios en la dotación de personal respecto de igual trimestre de 2003, mientras que 28,8% prevé una suba en tanto 1,9% anticipa una disminución. Finalmente, 53,9% de las empresas anticipa un ritmo estable en la cantidad de horas trabajadas respecto del segundo trimestre del año contra el mismo período del año anterior, mientras que 42,3% prevé una suba y 3,8% opina que disminuirá.

Dejá tu comentario