Apertura del clearing, un triage para empresas en problemas

Economía

La decisión del Central de reabrir la compensación, pone a muchas pymes ante un panorama de cheques rechazados. Al quedar descalzadas necesitarán ayuda del Gobierno para pagar sueldos en medio de la cuarentena por el coronavirus.

Nadie pone en duda que la salud pública es un bien superior a la economía, salvo pequeñas grandes excepciones como Trump y Bolsonaro, pero está bien en claro que el obligado parate de la economía por el coronavirus coloca a las empresas en general y a las pymes en particular en una situación de suma complejidad. La decisión del Banco Central de reabrir desde este jueves 26 el clearing bancario, busca comenzar a normalizar el funcionamiento de las cadenas de pago, pero no da una solución definitiva a las dificultades de las empresas para afrontar el pago de los sueldos que tienen que comenzar a efectivizarse desde la semana próxima y a la recomposición de la cadena de pagos.

Un empresario, apenas enterado de la decisión del Central, alertó que las pymes operan con cheques de pago diferido y los van cubriendo día a día. “Como en estos 10 días no cobramos nada van caer todos los cheques mañana y en los próximos días, se va a chupar todo el dinero de la cuanta y del 1 al 5 no va a haber cómo pagar los sueldos”, explicó.

Mediante la comunicación A 6944, el BCRA dispuso que desde este jueves se reanude la compensación y acreditación de cheques, que iba a mantenerse suspendida hasta la semana próxima por la vigencia de la cuarentena en el marco de la pandemia del coronavirus.

“Cualquier decisión que se tome en este contexto, va a tener un impacto positivo y un negativo. Si seguía cerrado el clearing ibas a tener problemas para pagar sueldos, al abrir el clearing estás adelantando el problema para que se pude resolver el jueves y viernes, y ver cuál la situación real de las empresas”, analizó Martín Rappallini, presidente de la UIPBA.

En definitiva, la reapertura de la compensación tiene lógica en la búsqueda de intentar reactivar el flujo de caja de las empresas y normalizar la cadena de pagos, pero adelanta el problema para las empresas que tiene dificultades, o bien porque no están trabajando o porque tienen por delante que cubrir los cheques de los proveedores. Además, no hay que perder de vista la informalidad de la economía y que muchas empresas no son sujeto de crédito, o no están empadronadas para recibir las medidas de ayuda que vaya disponiendo el Gobierno.

“En este momento, yo estoy trabajando al 15%, y estoy recaudando menos que mi gasto operativo. Si abrís el clearing, al que no está trabajando le entran los cheques rechazados”, advirtió Federico Cuomo, dirigente pyme de RIEL. En ese sentido, Marco Meloni, vicepresidente de IPA, dijo que los empresarios están "muy precupados" y agregó que "que activen el clearing está bien, pero que los bancos den descubiertos inmediatos para que se paguen todos los cheques".

De por sí en una situación antes nunca vista, el Gobierno está intentando ir cubriendo los problemas que van surgiendo. Por eso, en un escenario de manta corta, dar una solución implica en paralelo destapar otro problema. En esta línea de trabajo, además de la reapertura del clearing, el Gobierno estableció, a través de un decreto de necesidad y urgencia, la suspensión "en forma urgente" y hasta el 30 de abril próximo, de la prohibición de inhibir cuentas corrientes pese a que existan cheques rechazados.

También, fue suspendida hasta la misma fecha la obligación establecida en el artículo 12 de la Ley N° 14.499, respecto de que los bancos requieran a los empleadores, en forma previa al otorgamiento de crédito, una constancia o declaración jurada de que no adeudan suma alguna en concepto de aportes y/o contribuciones, o que, habiéndose acogido a moratoria, se encuentran al día en el cumplimiento.

“Ahora el Central va a tener tiempo para ver qué hace con las empresas que están descalzadas, si seguía cerrado hasta abril el problema iba a estallar en pleno periodo de pago de sueldos”, analizó Rappallini.

En esa línea, Pedro Cascales, de CAME, sostuvo: “El Banco Central debería instaurar un descubierto automático y obligatorio de los bancos para cubrir esos cheques a una tasa bajísima para que no se afecte el stock de caja para pagar los sueldos, si no directamente los fondos se van a ir a los proveedores que generalmente son las grandes empresas a las cuales se les dieron los cheques para pagar las materias primas”. En la misma línea, Cuomo sostuvo que “debería haber una línea de crédito automática para el descubierto para el giro comercial, pero el Estado de alguna manera va a tener que pagar los sueldos de los empleados porque si no la situación es insostenible”.

Por su parte, Marcelo Fernández de CGERA propuso: “Los bancos tienen que darle un crédito a los que vienen cumpliendo por los cheques que tuvo en este tiempo para no cortar la cadena de pago”. Además, insistió en que “se habilite el reperfilamiento de las deudas de las pymes, estirando los plazos y otorgando quita de intereses como hizo la AFIP; es algo que le venimos proponiendo a las autoridades del Central”. Similar es la propuesta de Meloni, quien planteó: "Una alternativa es que se acrediten los cheques con un descubierto a 30 a 60 días al 24%, que es la tasa convalidada por el Banco Central, para tener tiempo para poder pagarlos".

En tanto, sobre lo inmediato, Rappallini sostuvo que “se podría ampliar el límite de descubierto por dos o tres, o teniendo en cuenta los fondos para el pago de sueldo y cubrir a las empresas descalzadas. Hay una cadena de pagos que se tiene que completar”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario