El PBI cayó 5,4% en el primer trimestre; sólo 10 días de cuarentena

Economía

Privados estiman un desplome interanual superior al 10% para el segundo trimestre. También anticipan una baja de dos dígitos en el promedio anual.

Con sólo diez días de aislamiento estricto, la economía argentina cayó en el primer trimestre del año 5,4% interanual. Según informó el INDEC, el PBI tuvo una contracción del 4,8% en comparación con el último trimestre de 2019. Al abarcar la parte más férrea de la cuarentena, analistas estiman que el derrumbe será “histórico” en el segundo trimestre: prevén un desplome superior al 10%.

El INDEC remarcó que “incidieron negativamente el sector Industria manufacturera (-0,97 p.p.), Comercio mayorista, minorista y reparaciones (-0,79 p.p.) y Construcción (-0,68 p.p.)”. A su vez, sostuvo que en el análisis respecto de la demanda se observaron reducciones en todos los componentes: Consumo privado (-6,6% interanual), Consumo público (-0,7%), Formación bruta de capital fijo (-18,3%) y Exportaciones (-4,7).

“Esperábamos una caída significativa, pero no tan grande como la que terminó siendo. La caída en el desestacionalizado es un retroceso mayor al que se acumuló en todo el año pasado y con solamente diez días de cuarentena estricta, más allá de que algunas actividades dejaron de funcionar ya desde mediados de marzo. Con lo cual, es un dato preocupante pensando en lo que se puede venir en el segundo trimestre, donde posiblemente haya una variación desestacionalizada de dos dígitos. Serán números lamentablemente históricos, en parte ‘autoinfligidos’ por las restricciones, pero no por eso menos reales”, analizó ante Ámbito Matías Rajnerman, de Ecolatina, quien remarcó que para el segundo trimestre proyectan una caída del 18% interanual, “aunque es algo difícil de estimar”. “Podemos decir que la caída de la actividad en 2020, en el promedio anual va a ser la más alta desde 2002”.

“El dato fue en línea a lo esperado. Ya los primeros dos meses del año no habían tenido mejoras en el margen y observamos una fuerte reducción de la actividad luego del comienzo del distanciamiento social y finalmente con la cuarentena”, explicó Sebastián Einstoss, de la consultora Eco Go, quien agregó: “Para el segundo trimestre, todo pareciera indicar que ciertos sectores de la actividad presentaron su piso en abril, aunque debido a las decisiones institucionales (vuelta de sectores a la actividad) se observa una dispersión a nivel federal sobre todo en mayo. Si bien a medida que se fueron levantando las restricciones la oferta ha mostrado cierta capacidad de reanudar sus operaciones, aún pareciera que la demanda no termina de acompañar esta dinámica”.

“Si bien en este trimestre el ASPO abarcó solo 10 días, los efectos sobre la actividad fueron palpables ya en marzo, a partir de la imposibilidad de operar en muchos sectores”, analizaron desde la consultora LCG. De cara a lo que viene, estimaron: “Esperamos que la actividad se contraiga 11% este año, evidenciando la caída más pronunciada durante el segundo trimestre: -16% interanual, la mayor desde que se tienen registros”.

“Oficialmente el país se mantiene en recesión, encadenando caídas en siete trimestres de los últimos ocho (el segundo de 2019 tuvo una variación anual nula). Y todo parece indicar que la caída de la actividad se acelerará en el segundo trimestre (sería superior al 10% interanual)”, analizó por su parte la consultora ACM.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario