Se prepara el Gobierno para próximo desafío en pesos: vence bono el 22-J por $129.000 millones

Economía

Más del 90% de este instrumento estaría en manos privadas. Economistas prevén que haya que recurrir a emisión para afrontar el pago.

En paralelo a la reestructuración de deuda en dólares con legislación extranjera, el Ministerio de Economía sigue adelante con la normalización de las obligaciones en pesos. Respecto de lo que tiene que ver con moneda local, el equipo de Martín Guzmán se prepara para su mayor desafío en lo que resta del año: el vencimiento del BOTAPO 2020 (TJ20), instrumento que, entre capital e intereses, significa unos $129 mil millones.

“A diferencia del TC20 (bono que venció en abril), donde buena parte estaba en manos de ANSES, el TJ20 está en manos de privados. Solo el Banco Central estuvo recomprando el título durante el mes de mayo”, destacaron desde la consultora LCG en un informe reciente.

Además, el jefe de Research del Instituto de Capacitación Bursátil (ICB), Leandro Ziccarelli, agregó: “En marzo se había canjeado una pequeña parte, alrededor de 23 mil millones de pesos”.

P04 - VENCIMIENTOS 2X6.jpg

Por su parte, la economista Julia Segoviano, de LCG, consignó: “El Gobierno lo que va a intentar hacer es conseguir la mayor cantidad de roll over posible para no tener que poner esos pesos en la economía. Porque podría llegar a ser un problema si eso se le llegara ir al dólar”.

Curva normalizada

En tanto Santiago López Alfaro, socio de Delphos Investment, consideró: “Es el último vencimiento importante del año en moneda local. El Gobierno trabajó muy bien la curva en pesos, logró normalizarla. Pero este vencimiento en particular tiene una gran mayoría de externos y justo cae en el medio de la negociación de la deuda de legislación extranjera”.

Cabe señalar que el TJ20 no es el único título que vence durante junio, de hecho, ese mismo día el Gobierno debe pagar una Lebad por $27 mil millones. En total, durante el sexto mes del año el Tesoro deberá afrontar vencimientos por $221 mil millones. “Para lo que quede de deuda en pesos, junio es el peor mes. Incluso peor que noviembre, que está cargado también”, expresó Ziccarelli. Y añadió: “Por más costoso que sea, el Gobierno fue normalizando la curva en pesos y haciéndose de algo de confianza entre los inversores locales. Si reperfila creo que vamos a volver para atrás. Sería una lástima”.

En sintonía con la afirmación de Ziccarelli, en el mercado existe una previsión de que el Gobierno intentará afrontar los pagos para no enfrentarse nuevamente a una situación a la del 10 de febrero, día en que se reperfiló el AF20, luego de que el intento de canje fuera declarado desierto. A partir de ese día, el Gobierno comenzó a ofrecer menús más atractivos a los inversores, que incluyeron tasas más altas (en el caso de las Lebad y las Ledes) y opciones indexadas por inflación, como los Boncer o las Lecer. En cuanto a esto último, el mencionado informe de LCG advierte: “Recalcamos el riesgo de construir una curva de pesos indexada en un contexto de caída de la recaudación en términos reales. En caso de no poder refinanciar la deuda, se deberán emitir más pesos para asistir el pago y es un monto no inferior en relación al deteriorado activo del Banco Central”.

Segundo semestre

Respecto de lo que debemos esperar a partir de julio, la consultora adelanta: “Hacia el segundo semestre hay que atender vencimientos por $275 mil millones, con fuerte carga en noviembre”.

Días atrás el Gobierno anunció las fechas de subastas de títulos para este mes: las mismas tendrán lugar el 11, 18, 26 y 29 de junio. En esos cuatro días el Ministerio de Economía buscará terminar de enderezar la deuda en pesos, al mismo tiempo que negocia a contrarreloj con los tenedores extranjeros la deuda en dólares. La dificultad, esta vez, es que no cuenta con el respaldo de ANSES.

Temas

Dejá tu comentario