Stiglitz propone que el FMI ayude a los países a recomprar deudas

Economía

El premio Nobel volvió a criticar a los acreedores privados de Argentina y lamentó que las cláusulas de acción colectiva no hayan sido "tan eficaces".

El economista y premio Nobel Joseph Stiglitz publicó una columna de opinión en Proyect Syndicate en la que se mostró preocupado por el nivel de endeudamiento de los países de ingresos bajos y medios, dado que, según sus cálculos, “tienen un total combinado de 130.000 millones de dólares de vencimientos de deuda este año, de lo que alrededor de la mitad se debe a acreedores privados”, indicó. A partir de este diagnóstico, Stiglitz sostuvo que las naciones tienen una alternativa que es “la recompra voluntaria de deuda soberana”.

Respecto de esta posibilidad, el académico estadounidense explicó: “Estas operaciones son habituales en el sector corporativo y resultaron eficaces en los noventa en América Latina y luego en el caso de Grecia. Tienen además la ventaja de que evitan las duras condiciones típicas de los acuerdos de canje de deuda”.

Para implementar esta idea, Stiglitz propone un mecanismo multilateral de recompra de deuda a cargo del Fondo Monetario Internacional. “El FMI puede usar recursos ya disponibles, los nuevos acuerdos para la obtención de préstamos, y fondos complementarios de un consorcio mundial de países e instituciones multilaterales”. Además, consideró como una posibilidad que los países que no necesiten toda su asignación de derechos especiales de giro (la unidad de cuenta del FMI) puedan donarla o prestarla al nuevo mecanismo. “Para garantizar la máxima reducción de deuda con un nivel dado de gasto, el FMI puede celebrar una subasta, anunciando que sólo recomprará una cantidad limitada de bonos”, agregó.

En esta columna, que coescribió junto a su colega Hamid Rashid, Stiglitz volvió a cargar contra los acreedores privados de la Argentina, al tildarlos de “recalcitrantes, cortos de miras, testarudos e insensibles” y lamentó que las cláusulas de acción colectivas pensadas para facilitar las reestructuraciones “no son tan eficaces como se esperaba”.

También criticó que los acreedores de países africanos formaran un consorcio que ya rechazó la posibilidad de un alivio de deuda a países pobres.

Si bien destacó que varios miembros del G-20 y el FMI hayan suspendido los vencimientos de deuda de este año, criticó que “buena parte de los beneficios del alivio provisto por los acreedores institucionales irá a manos de acreedores privados que se niegan a hacer algo similar”.

Además, Stiglitz y Rashid se refirieron a cómo impacta la pandemia en este contexto: “Con buena parte de la actividad económica suspendida y la recaudación fiscal en caída libre, muchos países no podrán evitar el default”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario