Dólar: no cede goteo

Economía

El público continúa demandando dólares en las casas de cambio. Si nada se modifica en el conflicto con el agro, tampoco lo hace la tendencia en los mercados. El Central sacrificó más reservas, pero para sostener los bonos. Ayer perdió casi u$s 150 millones. Si hoy se mantiene el goteo, estarán por debajo de los 48.000 millones.

El Banco Central tiene que agudizar el ingenio para desdramatizar el clima de crisis que vive el país. Y lo está consiguiendo con el dólar, pero no con los bonos.

Sus intervenciones en el mercado de futuros han hecho que controle el precio de la divisa sin vender reservas en el mercado cambiario por segunda rueda consecutiva. El hecho de que no venda dólares en el mercado cambiario no quiere decir que no pierda reservas porque está interviniendo en el mercado de bonos, comprando títulos en pesos pagándolos con dólares. Ayer las reservas cayeron u$s 146 millones por la compra de bonos.

Esta acción le permite recrear un clima de tranquilidad. El que vende bonos y cobra en dólares se da por hecho con la operación; en cambio, el que los cobra en pesos va a comprar dólares. Al pagar los títulos que compra la moneda norteamericana, el Central le quita una importante demanda al mercado mayorista, y eso se nota en los menores volúmenes que negoció ayer el Forex-MAE, que operó u$s 355 millones, 25% menos que el día anterior y el MEC, donde se provee a algunas casas de cambio, que negoció u$s 188 millones, 20% menos.

Esta vez la suerte estuvo de lado de los Discount, que fueron objeto de compras del Banco Central. Estos títulos en pesos subieron 2,30% en dólares. El día anterior, sin la intervención de la entidad que preside Martín Redrado, habíancaído más de 2%. Hoy no faltarán vendedores que tomarán ganancias, si no las tomaron al final de la rueda de ayer.

Donde la intervención no dio resultado fue en los cupones PBI. Acá va a tener que revisar la estrategia para no comprar el mismo título dos días seguidos. El Central adquirió $ 145 millones en cupones, pero el derivado bajó 1,70%. El martes anterior había comprado $ 80 millones y había subido 2,30%. Hoy los que tienen cupones aprovecharon para vender todo porque consideraban que el precio al que había llegado es el mejor que pueden lograr, a pesar de estar 40% por debajo de principios de año.

Si el Central no hubiera salido a comprar, el cupón se habría quedado calmo porque no habría habido vendedores dispuestos a desprenderse del derivado a precios muy bajos.

  • Unico buscado

    Algo parecido pasó con los BONAR X donde invirtieron alrededor de u$s 150 millones y el título bajó 1,07%. El día anterior habían adquirido una cifra similar y el BONAR subió 0,70%. El mercado, en cuanto ve una mejora de precios, se deshace de los bonos argentinos.

    El único título público buscado es el BODEN 2012 en dólares, que ayer operó $ 103 millones y u$s 25 millones, aunque bajó 0,80%, pero el precio no les importa tanto a los que están en este mercado. El BODEN 2012 se utiliza para fugar dólares del país, por eso se mueve tanto. El dólar que resulta de estas operaciones de «contado con liquidación» es el más alto del mercado. Ayer cotizó a $ 3,1925.

    En las casas de cambio, la divisa siguió a $ 3,09, con una demanda algo menor de parte del público. En el Forex-MAE, el principal mercado mayorista, la divisa estuvo muy calma todo el día y abrió y cerró a $ 3,062 sin que el Banco Central interviniera.

    Los operadores se mantienen en una banda estrecha porque con un ojo miran el precio a futuro, que está totalmente manejado por el Banco Central. Para evitar sorpresas tratan de no recalentar los precios contado.

    En el OCT-MAE, el Central vendió fuerte y si se le suma el Rofex, la intervención a futuro fue de alrededor de u$s 100 millones. En estas operaciones no se utilizan divisas. Los contratos del Central son una promesa de vender dólares a fin de cada mes a los precios que pacta. Las ganancias o las pérdidas que se cierran en el último día hábil del mes se cancelan en pesos.

    Para fin de junio, el dólar bajó 0,16% a 3,05. El plazo que más sintió la presión vendedora del Central fue el trimestre que va de agosto a setiembre, con bajas de entre 0,33% y 0,65%.

    El gobierno, tal vez apoyado en esta imagen que le devuelve el Banco Central de aparente tranquilidad, redobla la apuesta en el conflicto y no toma en cuenta el costo en reservas (hoy pueden caer por debajo de u$s 48 mil millones), la caída de los plazos fijos y la retracción del consumo.
  • Dejá tu comentario