Dólar: se atesoraron sólo u$s31 millones en abril gracias al “carry trade”

Economía

Si no fuera por las continuas apuestas al “carry” (venta de divisas y compra de activos en pesos) de los últimos meses, la llamada “fuga”, vía compra neta de billetes, habría sido aún mayor.

La formación neta de activos externos de residentes del sector privado no financiero (FAE), lo que comúnmente se conoce como “atesoramiento” o “fuga de capitales”, resultó en abril pasado de apenas u$s31 millones, conformados por compras netas de billetes por u$s116 millones, e ingresos netos en concepto de divisas por u$s84 millones.

Según datos del último Balance Cambiario del BCRA, el resultado de billetes se explicó por las compras netas de las “Personas humanas” por u$s138 millones, parcialmente compensadas por ventas netas de personas jurídicas y otras por u$s22 millones. Las “Personas humanas” compraron billetes por u$s143 millones y efectuaron ventas por u$s5 millones. Pero la salida de divisas, vía compra de billetes, fue atemperada por transferencias netas recibidas desde cuentas propias en el exterior (u$s84 millones) que se explican principalmente por transferencias recibidas por el “Sector Real -excl. Oleaginosas y Cereales-“ por u$s49 millones, u$s20 millones de “Inversores Institucionales y otros” y u$s14 millones de “Personas Humanas” (en este caso, contra acreditaciones en cuentas locales en moneda extranjera, lo que se conoce como “canjes”).

De esta manera el balance del primer cuatrimestre muestra que el FAE sumó u$s360 millones como resultado de u$s481 millones vía compra neta de billetes que fue compensado por la repatriación de inversiones en el exterior por u$s221 millones. Un año atrás, el FAE fue negativo, es decir, en lugar de salir divisas, entraban. En el primer cuatrimestre del 2021 el FAE fue de -u$s204 millones, producto de compra neta de billetes por u$s118 millones y del ingreso de inversiones en el exterior por u$s321 millones. Esto, en parte, habla a las claras de cómo se revirtió e intensificó el atesoramiento y por ende la sangría de reservas que sufre Miguel Pesce. Vale señalar que las “Personas humanas” compraron de forma neta u$s470 millones, básicamente para gastos efectuados con tarjetas por consumos con proveedores no residentes (con un neto de u$s301 millones) y para atesoramiento (u$s138 millones por compras neta de billetes). Asimismo, recibieron transferencias de fondos desde cuentas propias en el exterior por u$s14 millones contra acreditaciones en cuentas locales en moneda extranjera (“Canjes”). Los “Inversores Institucionales y otros” registraron compras netas por u$s223 millones.

En cuanto al “Sector Financiero”, hubo un superávit cambiario de u$s439 millones, explicado por la disminución de activos externos líquidos de las entidades que conforman la Posición General de Cambios (PGC). Finalizaron abril con un stock de PGC de u$s5.479 millones (cayó u$s460 millones) debido a una baja en el stock de billetes por u$s623 millones, compensado por un incremento en el stock de divisas por u$s155 millones. La tenencia de billetes en moneda extranjera totalizó u$s3.006 millones al cierre del mes, lo que representó el 55% del total de la PGC y que es conservado por las entidades para atender movimientos de depósitos locales en moneda extranjera y necesidades del mercado de cambios. Por su parte, el conjunto de entidades cerró abril con una posición vendida a término en moneda extranjera por u$s202 millones, disminuyéndola en u$s177 millones respecto al cierre de marzo.

Dejá tu comentario