Economistas, sin temor por Brasil y energía

Economía

El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) elaborado por el Banco Central muestra, en apenas cinco meses, cambios significativos -más optimismo pese a la crisis energética por ejemplo-en las proyecciones para este año. Entre las mayores variaciones se encuentran el crecimiento del PBI, los niveles de desempleo y superávit comercial, los salarios y las reservas.

El REM debutó el 8 de enero y realiza un seguimiento de los principales pronósticos que habitualmente llevan a cabo economistas, bancos, centros de estudios y universidades. El relevamiento, del que participan en forma voluntaria entre 30 y 40 analistas locales e internacionales, se difunde semanalmente todos los jueves. El REM tiene como objetivo aumentar el grado de información para conducir la política monetaria y forma parte de las tareas previas a la puesta en marcha de las «metas de inflación», que tiene en estudio comenzar a aplicar el Banco Central antes de fin de año y que además una exigencia del Fondo Monetario Internacional.

En su primer sondeo, el promedio de los consultados anticipaban una expansión del PBI de 6,5% para este año mientras que ahora se espera que la economía crezca 7,4%. El 1,1 de punto de incremento se fundamenta principalmente en que el relevamiento de mayo tomó en cuenta el fuerte incremento de la producción en el primer trimestre, al tiempo que no asigna impacto sustancial por el momento por la crisis energética, la situación en Brasil o la suba de tasas en EE.UU.

A principios de año se proyectaba un desempleo de 14,1% para fines de 2004 y una recuperación de los salarios del orden de 10%. Ahora se estima que la tasa de desocupación será de 13% para este año y que los sueldos subirán en promedio 11,5%. Las diferencias, de 1,1 de punto de menos en el desempleo esperado y de 1,5 de punto adicional en la variación de salarios, son correlato de la suba del PBI, que siempre va de la mano de una mejora del empleo.

Otro cambio importante en las proyecciones se evidencia en la variación de las reservas esperadapara este año, que ahora es u$s 500 millones superior a la de principios de año. Esto es fruto de la mayor intervención del Banco Central en la plaza cambiaria, con la compra actual de u$s 45 millones diarios, aun cuando el valor de la divisa está próximo a los 3 pesos.

El superávit comercial ahora se aguarda que sea u$s 1.666 millones menos de lo pronosticado en enero. Esto no debería ser un dato a preocupar ya que es producto de mayores importaciones a las inicialmente previstas por el crecimiento del PBI. Sí es un interrogante la caída en el precio de la soja. Adicionalmente, la apreciación del peso frente al dólar durante los primeros meses del año, también repercute en un menor saldo comercial.

El valor promedio esperado del dólar se anticipa que se mantendrá en $ 2,97 durante 2004, dos centavos menos de lo que se estimaba a principios de año.

Dejá tu comentario