Empresarios alertan por el crecimiento de la informalidad

Economía

Se estima que cerca de 4.5 millones de trabajadores están en negro. Los efectos de la crisis se extienden y los empresarios advierten por un crecimiento de la informalidad que trae aparejada competencia desleal. En algunos sectores señala que las cifras escalaron hasta el 70% de las unidades comercializadas.

La pandemia dejó al descubierto las vulnerabilidades de la economía argentina. A tal punto, que a la hora de aplicar políticas sociales el Estado se encontró con casi nueve millones de personas que ni siquiera tenía en su radar y hoy cobran el Ingreso Familiar de Emergencia. Se estima que casi la mitad de ellos son trabajadores que están en negro. Los efectos de la crisis se extienden y los empresarios advierten por un crecimiento de la informalidad que trae aparejada competencia desleal. En algunos sectores señala que las cifras escalaron hasta el 70% de las unidades comercializadas.

Según una estimación del economista y analista, Salvador Di Stefano, el comercio informal mueve en Argentina más de $70.000 millones por año y solamente en mayo se estima que facturó $5.958 millones. “Esto no solo significa un enorme perjuicio para el comercio formal, sino también para las arcas del Estado que, solo por IVA, se perderá de recaudar casi $ 15.000 millones este año”, dijo Di Stefano.

Desde los sectores productivos señalan que el nuevo fenómeno no solo abarca a quienes siempre trabajaron en la informalidad, sino que muchas industrias y comercios que sufrieron el impacto de la crisis eligieron operar por fuera de las normas antes que terminar con su actividad.

“El 70% de las unidades que se comercializan en la indumentaria son informales, es una competencia desleal desde todo punto de vista”, señaló a Ámbito Claudio Drescher, presidente de la Cámara Argentina de la Indumentaria. A su vez sostuvo que “la situación se agrava en la Provincia de Buenos Aires, sobre todo en el Conurbano”.

En el sector alimenticio la preocupación abarca tanto a la producción como a la comercialización. Las federaciones que agrupan a las panaderías, por ejemplo, señalan que la competencia desleal ya alcanza al 60% de la cadena y trabajan en una reglamentación para promover la certificación de origen de los panificados que se venden en kioscos, supermercados y estaciones de servicio.

El titular de la Confederación Económica de la Provincia de Buenos Aires (CEPBA), Guillermo Siro, advirtió que “vamos hacia una informalidad del 50% para el 2021”. Desde esa entidad, proponen desarrollar un programa de acompañamiento que incluya incentivos, y no castigos, para que los sectores informales puedan regular su situación en el corto plazo.

Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, compartieron la preocupación y señalaron que “cuando hay situaciones de crisis muchos comercios minoristas compiten en el área informal”. El diagnóstico en común es que gran parte de los productos que se comercializaban de manera informal en las calles, se trasladaron a la venta on line y las plataformas de comercio electrónico. Donde, según CEPBA, los sectores de la industria textil y del calzado son los más afectados.

Las entidades empresarias están en constante diálogo con el Gobierno. Desde el sector privado reclaman más controles bromatológicos, de certificaciones de origen y también en el área impositiva.

Dejá tu comentario