Esperable catástrofe

Economía

Era esperable una jornada negativa para el mercado argentino hoy. Pero no tanto. Hubo caídas de hasta 6 % en los bonos. Ni siquiera las compras del Banco Central pudieron hacer frente a la ola de ventas. Cuando comenzó a hablar el ex presidente Néstor Kirchner, se intensificaron. Las acciones de los bancos locales perdieron 6 %. Un derrumbe de una magnitud que no se esperaba sobre la base de los precios de oferta que ya estaban ofreciendo.

Al Banco Central le bastó con amagar, para voltear al dólar. En cambio, en el mercado de bonos, a pesar de las fuertes compras de títulos que hizo no pudo evitar el desbarranque de los precios. Hay huida de los bonos argentinos. Son los compradores los que fijan el precio y los vendedores, resignados, ceden. Hay fondos de inversión que los adquieren a valores muy bajos para hacer «trading», operaciones de compra y venta muy rápidas.

La mesa del Banco Central se preparó a la mañana como si la crisis recién hubiera empezado y todo lo que hicieron durante más de 90 días hubiera sido en vano.

El fin de semana dio por tierra con todo el esfuerzo que la entidad que preside Martín Redrado hizo para calmar el retiro de los plazos fijos y evitar que la gente se pase a dólares. Cuando lo estaba consiguiendo se agudizó la crisis el fin de semana.

Fue muy hábil el primer movimiento de la mesa de dinero. El mercado abrió a las 10 horas en $ 3,036 y en alza. Cuando se hicieron las primeras operaciones a $ 3,037, el Banco Central vendió u$s 5 millones. Los operadores se frenaron porque veían atrás de ese dinero un alud de dólares. De esta manera, en el Forex-MAE, comenzaron a operar más tranquilos y con menos volumen del habitual. Al cierre, el dólar que tocó $ 3,03, quedó en $ 3,039 y comprador para hoy. El Central, sigilosamente y a través del Banco Nación, aprovechó para recomprar los dólares que había vendido.

Las apuestas del Central siguieron en el mercado de futuros donde hicieron retroceder al dólar a fin de mes a $ 3,03. En el OCT-MAE, el dólar para fin de año vale ahora apenas $ 3,12, cuando la semana pasada cotizaba a $ 3,135.

  • Alta demanda

    Un dato a tener en cuenta es que la demanda del público volvió a los niveles más altos. En el MEC, el mercado de los corredores de cambio, que abastece una parte de los dólares a los ahorristas, movió u$s 215 millones. En tanto, el Forex-MAE, donde operan los bancos, negoció u$s 347 millones. La poca brecha que hay entre las dos plazas muestra que está más exacerbada la demanda del público, porque lo habitual es que el Forex-MAE casi duplique al MEC en volumen.

    Las casas de cambio estaban abarrotadas de público, algo que había dejado de suceder la semana pasada.

    El dólar que no cede es el «contado con liquidación», que se utiliza para girar divisas al extranjero eludiendo restricciones oficiales. Llegó a cotizar a $ 3,2150 porque hay empresas e inversores que se siguen cubriendo de la crisis.

    El Banco Central jugó en el mercado de bonos, sin perder de vista lo que sucedía en el mercado de contado con liquidación. Cuando vio que había un vuelco de los inversores al Discount, salió a comprar ese bono. Al final del día sus intervenciones sólo sirvieron para amortiguar la caída de algunos títulos públicos. El Discount en pesos, con una fuerte cantidad de compras del Central, perdió 2,20%, mientras el Par en pesos, el otro bono importante del canje, caía 3,30%. El bono más castigado fue el Discount en dólares que bajó 6%.

    Sólo salieron indemnes los cupones PBI en pesos que quedaron sin cambios, porque el Central fue un activo comprador de estos derivados. En las épocas en que el INDEC no manipulaba los índices, el cupón negociaba cerca de $ 2 millones diarios, después llegó a tener días sin negocios y ahora con la intervención del Central operó $ 57 millones.

    Entre los bonos posdefault el elegido por el Central fue el BOGAR que estaba muy desarbitrado. Este título de las provincias fue muy castigado el último tiempo y la relación entre renta y «duration» era desequilibrada. La intervención de la autoridad monetaria lo hizo subir 1,60% y negoció en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) un monto más acorde con su historia: $ 47 millones.

    Los BOCON PRE8, PRE9 y PRO12, que operaron sin ayuda de la autoridad monetaria, todo fue mercado, perdieron 4%. Los bonos en dólares también bajaron. El BODEN 2012 perdió 1% y el BONAR X, 2,70%.

    Después de los discursos presidenciales, el mercado seguía confuso. Tal vez se tranquilice hoy, pero esto no garantiza que se recuperen porque el gran enemigo de estos títulos es el índice de costo de vida que mide el INDEC.
  • Dejá tu comentario