Morosidad en pago de expensas llegó al 35%

Economía

Para el caso de las oficinas alcanza al 60%. Así lo informó la Asociación Civil de Administradores Independientes de Propiedad Horizontal (AIPH).

Es un reflejo de la crisis. Muchos propietarios e inquilinos, viéndose agobiados por los gastos, están sufriendo atrasos en el pago de las expensas. Es por esa razón que, en promedio, la morosidad en el pago llegó al 35%. Sin embargo, cada consorcio es un mundo y hay casos que lo superan.

“Hoy la morosidad está, en promedio, en 35% para edificios de viviendas y entre 50% y 60% para oficinas”, explicó Matías Ruiz, presidente de la Asociación Civil de Administradores Independientes de Propiedad Horizontal (AIPH). “Si bien empezaron a funcionar algunas actividades, a muchos les va a llevar tiempo regularizarse porque están con la cadena de pagos rota”, agregó.

El número es tan sólo un poco más alto del que manejaban los administradores al comienzo de la cuarentena, cuando las deudas de las viviendas rondaban el 30%.

El problema se agravó principalmente en edificios de oficinas. En algunos casos, hay muchas que llevan dos meses cerradas, por lo cual las expensas comenzaron a mandarse de manera digital. Por otro lado, la crisis económica aumentó la dificultad en los pagos.

Otra complicación que evidenciaron durante el primer mes los consorcios fue que estuvieron cerrados los Pago Fácil y Rapipago en momentos en que mucha gente aún se sigue manejando con dinero en efectivo. De todas maneras, esos comercios ya fueron habilitados para funcionar hace tres semanas.

Lo que los administradores notan es que en realidad cambió el tiempo de pago de las expensas. Pocos abonan los primeros días y el grueso entra después, más cerca del final del mes.

El 80% de la expensa corresponde al pago de cargas sociales, tarifas, seguros y sueldos de empleados. El restante 20% se utiliza para mantenimiento, un ítem que dada la situación actual muchas veces se deja de lado (por ejemplo, pintura y arreglos secundarios). En general, el sueldo de los encargados y sus cargas sociales representan el 50% de la expensa, razón por la que se viró a un formato en los que muchos consorcios decidieron quitar horas extras al personal o redujeron su horario para que el impacto en el pago no sea tan abrumador.

Hoy los edificios que cuentan con espacios comunes y amenities no tienen habilitado el uso de estas zonas. Sin embargo, el agobio y el encierro hace que en muchos casos se quiebren las reglas. “La gente se queja por no poder usar estos lugares a los que están acostumbrados, pero no se pueden habilitar aún por el riesgo que eso implica”, aseguró un administrador.

Dejá tu comentario