Exportadores insisten en enfrentar a gobierno

Economía

Los exportadores de cereales y aceites volvieron a la carga ayer contra la denuncia del gobierno por evasión, y junto a productores, vendedores de insumos, acopiadores y corredores sostuvieron que la modificación en el sistema de liquidación del Impuesto a las Ganancias en las exportaciones agrícolas genera «incertidumbre sobre el verdadero costo impositivo de las operaciones de venta externa al tener que tributar ganancias sobre un precio de embarque futuro, que nadie puede conocer ni mucho menos controlar». Además, confirmaron que dicha incertidumbre recaerá sobre los productores que sufrirán un descuento de u$s 7/10 sobre el precio que reciben por sus granos.

Los exportadores acusaron al gobierno de ser «prejuicioso» y de no conocer la operatoria del mercado de granos, además de insistir en el carácter «sugestivo» de los datos difundidos por Presidencia de la Nación. Pero la denominada cadena agroindustrial nada respondió acerca de la imposibilidad de cotejar los datos expuestos por el gobierno, que menciona a 7 empresas, y los datos presentados por el sector exportador, que involucra a 10 exportadores.

«Expresamos nuestra oposición con toda la potencia que representan las 39 entidades integradas a la Cadena Agroindustrial Argentina, responsable de 60 por ciento de las exportaciones y no somos escuchados», dijo José María Gogna, presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, al iniciar la conferencia de prensa realizada en la sede de esa entidad.

• Audiencias

Los empresarios manifestaron su deseo de entrevistarse con el presidente Néstor Kirchner y con el ministro de Economía, Roberto Lavagna, e indicaron que hasta ahora habían solicitado audiencias por sus respectivas entidades pero que próximamente lo harán en forma conjunta.

«Nos gustaría ser recibidos. Tenemos dificultad para que se nos escuche y se nos entienda», aseguró
Raúl Padilla, presidente de Bunge Argentina y titular de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA).

«Las transacciones entre empresas vinculadas, ventas entre filiales de multinacionales, aludidas en el proyecto oficial no equivale a triangular operaciones, sino al ejercicio de una práctica común en el mercado mundial para flexibilizar la operatoria», se defendió Padilla ayer.

Por el lado de la producción, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA),
Manuel Cabanellas, dijo que si bien «el conflicto enfrenta a la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) con los exportadores, perjudica a la producción porque impide el funcionamiento del mercado a futuro donde los agricultores se aseguran contra las oscilaciones de precios».

Curiosa la actitud de los productores ya que ayer se coincidió en que
«los exportadores descontarán del precio a pagar al productor, una prima de riesgo por dicha incertidumbre, estimada en u$s 7/10 por tonelada, lo que funcionará como una nueva retención».

Dejá tu comentario