12 de marzo 2008 - 00:00

Falta de combustible: se aplicará el rigor de la ley

Julio De Vido
Julio De Vido
El gobierno «va a aplicar todo el rigor de la ley» para que «el mercado esté abastecido» en materia de combustibles, aseguró ayer el ministro de Planificación, Julio De Vido. Se entiende que esta declaración, formulada por radio, sale al cruce de las denuncias sobre falta de combustibles en estaciones de servicio, y se extendería a las entidades de expendedores que amenazaron con un paro para Semana Santa si no obtienen respuesta del primer nivel del gobierno.

En tanto, petroleras y estacioneros coinciden en que la diferencia de precios entre estaciones de distintas marcas dentro de la Capital Federal, y entre ésta y el interior del país da lugar a operaciones de reventa de combustible, especialmente de gasoil.

Como en Capital Federal el precio del litro de este último producto es de $ 1,59 en las estaciones de YPF, hay camiones con doble tanque que, con alguna complicidad de los estacioneros, adquieren todo lo que pueden cargar para revenderlo en el interior a precios que están oscilando entre $ 3 y $ 4, según la provincia.

Algunas de las petroleras más importantes afirman que la velocidad de las ventas «está superando la capacidad de refinación», aun cuando se utilice toda la capacidad instalada.

La demanda proviene de productores agropecuarios que están en plena cosecha o por comenzarla, y de industrias que por tener contrato interrumpible de gas no se beneficiarán con el gasoil subsidiado que ofrece el gobierno.

  • Rigor

    Para agregar más confusión, el ministro De Vido afirmó también que «en función de las medidas anunciadas ayer (por el lunes), que son de aliento a la producción de hidrocarburos en el territorio nacional, no encontramos ninguna razón para que el mercado esté desabastecido; así que vamos a aplicar todo el rigor de la ley para que el mercado esté abastecido con combustible».

    No obstante, el incentivo para encontrar nuevas reservas no puede dar resultados inmediatos, porque se trata de estímulos para exploraciones que, en caso de ser exitosas, demandarán por lo menos dos años para que se agregue más petróleo y gas.

    De Vido admitió que «en la cadena de distribución hay algunos problemas de abastecimiento que estamos siguiendo con mucho detenimiento, y presiona sobre eso el altísimo precio internacional del crudo». No obstante, insistió en que la obligación del gobierno es «mantener abastecido el mercado».

    Por otra parte, el ministro descartó por inexacta la versión de que la petrolera Esso esté negociando su venta con ENARSA. En realidad, la empresa de capitales estadounidenses ya anunció el lunes que permanecerá en el país, aunque admitió que analizó «ofertas no solicitadas» por sus activos.

    De Vido dijo haber visto «en algún diario de la mañana que decía que se quedaba (Esso) para negociar su venta con ENARSA; eso es absolutamente inexacto». Y acotó que «ENARSA no tiene prevista la compra de los activos de Esso ni tampoco lo tuvo en ningún momento del proceso de venta», aclaró.

  • Historia

    En su opinión, Esso es una empresa que «tiene 97 años de historia en la Argentina, con personal muy calificado, con un nivel gerencial óptimo, con la cual hemos tenido acuerdos y desacuerdos, como con el resto de las industrias del sector, pero nosotros casi le diría que vemos con agrado que haya decidido quedarse» en el país.

    Lo curioso es que circula otra versión según la cual Esso desistió de vender los activos locales por el presunto interés del gobierno en que el comprador fuera un empresario local, ENARSA o esta última asociada con Petróleos de Venezuela (PDVSA), lo que hubiera dado a Venezuela un lugar en la economía argentina que por ahora no tiene. En tanto, Exxon Mobil mantiene un fuerte conflicto judicial con el gobierno de Hugo Chávez por la decisión de nacionalizar un área en la Faja del Orinoco que le había sido concesionada.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar