Buscan reducir el financiamiento monetario de 2022 con préstamos de multilaterales

Economía

El Gobierno busca alternativas para reducir el financiamiento monetario al Tesoro durante 2022. Una de las opciones sería aumentar el financiamiento proveniente de préstamos otorgados por los organismos multilaterales de crédito.

En el marco de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, el Gobierno busca alternativas para reducir el financiamiento monetario al Tesoro durante 2022. Una de las opciones sería aumentar el financiamiento proveniente de préstamos otorgados por los organismos multilaterales de crédito y, según supo Ámbito de una importante fuente oficial, el monto proyectado para el año que viene ronda los u$s5.000 millones a través de esta vía.

La estimación oficial de qué pasará con las cuentas públicas en 2022 fueron incluidas en el Presupuesto enviado al Congreso en septiembre pasado. Según los cálculos de Martín Guzmán y su equipo, el resultado fiscal primario del año próximo será deficitario en $2,014 billones, equivalentes al 3,3% del PBI. ¿Cómo piensa financiar ese hueco? Ese es uno de los puntos centrales -y más álgidos-, en la negociación con el staff técnico del FMI. Siempre apegado a la ortodoxia monetaria, el Fondo pide la menor asistencia posible del Banco Central al Tesoro. “1,8 puntos del producto como asistencia monetaria es mucho”, admiten por lo bajo algunos funcionarios y aseguran que es “razonable” que los burócratas de Washington busquen negociar alternativas. La forma más virtuosa, explican fuentes al tanto de las negociaciones, es que el Tesoro obtenga financiamiento en el mercado, “como en Estados Unidos o cualquier otro país”, detallaron.

Con estos números arriba de la mesa, el Gobierno argentino busca opciones para reducir la asistencia a través de la chequera de Miguel Pesce, el presidente del BCRA, y reemplazarla por fondos frescos de organismos como el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), o la Corporación Andina de Fomento (CAF). Por lo general, las líneas de crédito de estos organismos se aplican a obras de infraestructura o a financiamiento de programas sociales específicos.

Mayor asistencia

Estos organismos, además de los u$s5.000 millones que podrían aportar en 2022, podrían estirar la asistencia hasta u$s25.000 millones en los próximos 5 años. Según esas mismas fuentes oficiales, no es tanto el sendero fiscal el foco de las negociaciones sino cómo obtener el financiamiento necesario para cubrir el rojo de las cuentas públicas.

La aplicación de los fondos de estos organismos está detallada en el Informe que acompaña el Presupuesto 2022. “Los recursos provenientes del endeudamiento con estos organismos serán utilizados para aminorar las consecuencias de dicha crisis, fundamentalmente apoyando la reactivación económica, el sostenimiento y creación de empleo, la mejora de los servicios sociales para los sectores más vulnerables y la realización de obras de infraestructura estratégicas: programas de agua y saneamiento, educación y vivienda”, dice el texto.

Esta no es la primera vez que el Gobierno explora esta alternativa para hacerle frente a las necesidades financieras. Ya para el ejercicio de 2021 habían intentado reducir la regla del 60-40 para cubrir el déficit de $1,7 billones a través de la combinación Banco Central (con el aporte mayoritario) y deuda en el mercado local. Esa alquimia se fue modificando a lo largo del año en función del éxito de las colocaciones.

Hasta el 24 de noviembre, el Banco Central había girado al Tesoro $787.712 millones en concepto de Utilidades (tiene disponibles $800.000 millones según el Presupuesto 2021) y $227.559 millones en Adelantos Transitorios (se habían presupuestado alrededor de $400.000 millones y en el medio se devolvieron más de 420.000 millones con el ingreso de los DEG). Para lo que resta del año, solo tiene disponible $184.000 millones entre ambos conceptos y, según estiman en el Gobierno, se logrará cumplir con lo pautado. En materia de financiamiento a través del mercado, con las licitaciones de esta semana, el Tesoro acumula un financiamiento neto de $584.331 millones y una tasa de refinanciamiento del 119% en lo que va del 2021.

Dejá tu comentario