FMI: enviado de Bush dijo que el acuerdo es "muy complicado"

Economía

El secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental de los Estados Unidos, Roger Noriega, dijo ayer antes de dejar el país que el acuerdo de la Argentina con el FMI es algo «muy complicado». En una rueda de prensa que mantuvo en el palacio Bosch de Palermo (residencia del embajador de su país), el funcionario declinó explicar en qué consistía esa dificultad y lamentó a la vez que la situación externa es la mejor posible para ese acuerdo por el apoyo del gobierno de los EE.UU. y del propio organismo financiero.

«Ese acuerdo es complicado pero es posible y las condiciones son favorables»
, dijo antes de reclamar el acuerdo como una de las condiciones para asegurar la previsibilidad de la economía argentina. Incluyó en ese capítulo que la Argentina comience a ver la forma de pagar su deuda.

Le preguntaron en este punto si conocía la frase del documento que firmaron Néstor Kirchner y Hugo Chávez sobre que la deuda externa «es impa gable». «No he leído eso que han firmado», eludió Noriega.

«El presidente Kirchner ha reconocido que tiene el apoyo del gobierno de los Estados Unidos. Por mi país -dijo-habla el presidente, pero ese apoyo es claro, sí como el del secretario del Tesoro.»

En el diálogo reiteró el compromiso de su gobierno en luchar contra la corrupción. «En el último año hemos perdido mucho dinero por la corrupción en Wall Street; yo tengo menos dinero que antes por la corrupción y por la pérdida de confianza en la Bolsa.» Dijo que la corrupción debe ser combatida de manera sistemática y que siempre «es un robo generalmente a la gente pobre, a los que no tienen privilegios para defenderse».

En este punto destaco que
estaba al tanto de los esfuerzos del gobierno argentino en perseguir la corrupción.

•Repaso

En poco más de media hora el visitante repasó algunas generalidades de la agenda de sus reuniones con los «oficiales» (funcionarios en su dificultoso español) del gobierno con quienes conversó durante las 36 horas que pasó en el país.

«
Les he comunicado nuestra preocupación por la experiencia argentina en los meses recientes y para enfatizar que reconocemos que laArgentina más que una economía es una sociedad, con gente que ha sido un tiempo muy sensible en los meses recientes», dijo Noriega.

Dijo que les había expresado a los funcionarios «
el apoyo ante los esfuerzos de la gente y de los funcionarios para superar la crisis y para emprender las reformas estructurales que el país necesita».

Pedida que le fue alguna precisión sobre esas reformas también declinó decir cuáles eran y se limitó a expresar que «
sabemos que el gobierno y la gente en la Argentina está comprometida en esas reformas que podrán mejorar las inversiones».

Según Noriega el país debería mejorar el sector financiero, asegurar el estado de derecho, la seguridad jurídica, la transparencia en las transacciones con el sector bancario.

«
Todo eso permite que la gente pueda participar y competir en la vida económica como cualquier persona y sin discriminación alguna.» «La gente en laArgentina -dijo en otro pasaje de la charla-ha comprendido la necesidad de que haya transparencia y de que haya más seguridad.»

Noriega relató que se había reunido con empresarios ligados a firmas estadounidenses y que le había llamado la atención que -a diferencia de lo que suele ocurrir en ese tipo de contacto -no había escuchado quejas de esos dirigentes acerca del gobierno argentino. «Lo que sí me dijeron es que querrían tener más información acerca de un plan de gobierno. Les trasladé esa queja a los funcionarios con quienes me entrevisté y admitieron que sería mejor ser más explícitos en cuanto a esos planes.»

El funcionario dijo que había advertido como algo saludable que esos empresarios no tienen ningún tipo de privilegio por el hecho de contar con alguna forma de acercamiento al gobierno. «
Nadie tiene información privilegiada por su acercamiento, ni logra ventaja alguna por razón de su acceso. Eso es positivo, sano en la actitud del nuevo gobierno argentino y tengo mucho respeto ante eso», sancionó Noriega.

Admitió haber conversado con funcionarios del Ministerio de Defensa (estuvo con
José Pampuro) sobre las maniobras Unitas y Aguila III de octubre próximo y sobre las inmunidades que necesitan los soldados que participan en representación de todos los países. « Pero preferimos resolver ese tema por canales diplomáticos y no por la prensa porque se necesita precisión algo que raramente se logra en la mesa

Dejá tu comentario