Llega FMI mañana y Gobierno aprobaría primer test: recaudación creció más que la inflación

Economía

El venezolano y la norteamericana comenzarán mañana con la misión de aproximación, donde se evaluará si las condiciones generales del país ameritan el pedido de un acuerdo de Facilidades Extendidas relowded.

El Gobierno confía en que recibirá esta semana a la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), con al menos una variable macroeconómica clave con signos de solidez. Se sabe en el Ministerio de Economía, que el organismo financiero mira con detenimiento la evolución de la recaudación impositiva contra la inflación; y la primera se encuentra por encima de la segunda. Y no por cuestiones temporales sino efectivas. Si bien hasta agosto los números estaban en rojo, en septiembre la tendencia cambió, y después de ocho meses los recursos tributarios se ubicaron entre 3 y 5 puntos porcentuales por encima de la inflación; creciendo 43,7% contra un esperado interanual no mayor al 40% (el resultado final lo publicará el INDEC el próximo 14). Sabe también el ministerio que maneja Martín Guzmán que al FMI no le importa cómo se llega a ese resultado, y si se trata de una mejora provocada por impuestos distorsivos (tributo al cheque o el ya definitivamente fundamental para la recaudación PAIS), con una baja en los ingresos que definen la actividad económica (el IVA se ubicó 13,3% por debajo de la inflación). Lo importante para la gente que llegará desde Washington, es que los ingresos del estado nacional estén por arriba de la inflación. De otra manera, habría poco para defender. Así lo habían hecho conocer desde la sede del FMI, alguno de los técnicos que llegarán al país para fiscalizar las cuentas nacionales; o que lo harán desde la capital de los Estados Unidos. Desde el primer momento en que se tomó la decisión de aceptar la misión controladora de cuentas nacionales, se sabía que el Palacio de Hacienda debía tener esta variable comparada “on track” para mantener una negociación seria. Los datos publicados el viernes (y que Guzmán conoció el miércoles), trajeron así tranquilidad para, ahora sí, discutir seriamente lineamientos de un posible acuerdo.

El interés del Fondo por la evolución de la recaudación contra la inflación, no es nuevo para el caso argentino. Fue uno de los karmas que durante el gobierno de Mauricio Macri se sufrieron cada vez que una misión venida desde Washington, fiscalizaba la marcha de las cuentas nacionales. Se recuerda que en los tiempos de Nicolás Dujovne era el principal punto de fricción, cada vez que se iniciaban los controles de la evolución de las variables macroeconómicas locales, y lo cerca o lejos que estaba el país de cumplir con las metas pactadas. Los hombres del FMI, comenzando por el italiano Roberto Cardarelli, eran inflexibles si Dujovne prometía equilibrios fiscales, pero la evolución de la recaudación era inferior a la recaudación.

El mismo tesón tendrá el jefe de la misión que vendrá al país a controlar los números locales; y que, como se sabe, comandarán Luis Cubeddu y Julie Kozac. El venezolano y la norteamericana comenzarán mañana con la misión de aproximación, donde se evaluará si las condiciones generales del país ameritan el pedido de un acuerdo de Facilidades Extendidas relowded; esto es, fuera de las normas clásicas y reglamentarias del organismo. Para lograr un acuerdo de este tipo, el informe final que Kozack y Cubeddu firmarán y entregarán a la directora gerente Kristalina Georgieva y el responsable del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner; será obviamente crítico sobre la situación de la Argentina, pero deberá incluir un capítulo clave. Será el que diga que lo que propone el Ministerio de Economía como metas macroeconómicas para los próximos tres años, tiene lógica y puede ser defendible. Y que el país no necesita en estos tiempos las clásicas reformas estructurales que el organismo defiende en cada acuerdo que firma con países miembros

El venezolano comenzó su vínculo con el país entre 2002 y 2004 cuando fue representante del organismo durante el gobierno de Eduardo Duhalde y la primera etapa del mandato de Néstor Kirchner. Lleva más de 23 años en el organismo multilateral con una amplia trayectoria en diversos países. Fue encargado de los programas del organismo con Argentina en el período mencionado, Grecia, Indonesia, México y Ucrania. Desde diciembre del 2019 fue designado, por su paciente experiencia, como el encargado de negociar el futuro del Stand By firmado por Macri, pero con el gobierno de Fernández.

En tanto, Julie Kozack, se trata de la gran esperanza de comprensión por parte del gobierno argentino. Demostró en lo que va del año, buena sintonía con funcionarios locales; y siempre mantuvo una relación fluida con Buenos Aires.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario