Gobierno vigila desde hoy acuerdos con empresarios

Economía

Ante las denuncias fundadas de muchas asociaciones de defensa del consumidor que aseguran que aún no se trasladaron a los mostradores las promocionadas rebajas en la carne vacuna, pollos y lácteos anunciadas en las últimas dos semanas, el gobierno advirtió que a partir de hoy controlará la aplicación de los convenios. Pero, ¿qué puede hacer el Ejecutivo con aquellos comerciantes que no apliquen las rebajas acordadas? «En principio nada», aseguró a este diario ayer Sandra González, de la Asociación de Consumidores y Usuarios de la Argentina (ADECUA). «Estos acuerdos son de buena fe, pero en la Argentina existe el libre mercado y el gobierno no puede aplicar un control de precios o sanciones a los comerciantes que incumplan los pactos que hicieron los representantes de cámaras que en muchos casos ni siquiera integran», dijo.

• Relevamiento

Según explicaron a este diario otros integrantes de asociaciones de defensa del consumidor, las pocas expectativas que tienen sobre el posible resultado de los acuerdos para bajar precios no aumentan con el anuncio del control del sector público. «No queremos ser pesimistas, pero lo que va a hacer el gobierno es un relevamiento de cómo está la situación después de firmar el convenio, como los que hacemos nosotros todos los meses. Pero no hay mecanismos para obligar a aplicarlos», dijeron.

Recordaron luego lo que sucedió el año pasado cuando las empresas de medicina prepaga anunciaron aumentos de precios en las cuotas de sus afiliados. En principio, el gobierno intentó frenar las subas, pero sólo a través de la Ley de Defensa del Consumidor que pauta el tiempo y la forma en que los aumentos deben ser anunciados. Lo que finalmente pasó fue que las compañías cumplieron con la norma y aplicaron el aumento un mes después. Lo que el gobierno debe controlar a partir de hoy con los grupos de investigación que fueron conformados en cada uno de los convenios es lo siguiente:

A cinco cortes de carne vacuna (asado, bife ancho, carne picada, paleta y carnaza común) se les deben aplicar rebajas de 10% en carnicerías y supermercados. Las asociaciones de defensa del consumidor dicen que será difícil porque las carnicerías reciben media res, que incluye otros cortes sobre los que no se aplican bajas. Y que según las zonas y el tipo de carne (ternera, novillo), los precios son muy diferentes.

La industria avícola no debería sobrepasar el precio de $ 2,40 por kilo de pollo eviscerado, en el ámbito mayorista, para que llegue a la góndola a un precio final de $ 3,80 el kilo. Los precios del pollo al consumidor también son muy dispares, según el comercio donde se compre.

Una reducción de 1,5% en el precio de la leche fluida en sachet, 8% en el de yogur bebible y 5% en el de algunos quesos.

• Negociaciones

El gobierno, para contener la inflación, se encuentra, además, en negociaciones con otros sectores que también generaron dudas. Ya hay complicaciones con la yerba y el café, que no sólo ven lejos posibles rebajas, sino que están planteando nuevos incrementos.

Según fuentes del Ministerio de Economía también hay conversaciones con productores y comerciantes de artículos de limpieza y tocador. Y la idea que surgió de la Secretaría de Defensa del Consumidor, encabezada por Patricia Vaca Narvaja, acerca de implementar una «canasta social» (que incluya productos básicos a precios muy económicos) habría pasado a negociarla la Secretaría de Agricultura. Pero este tema aún no está avanzado y se espera que recién esta semana llegue algún anuncio.

Dejá tu comentario