Gremios más kirchneristas obtuvieron suba de 35%

Economía

Sólo el esplendor que vive la industria automotriz y la necesidad de evitar cualquier tipo de conflicto gremial pueden explicar que las empresas del sector hayan aceptado acordar con el gremio del SMATA, después de casi tres meses de negociaciones, un aumento salarial de hasta 35% hasta fin de año.

El pacto se selló el martes pasado en un hotel de Pilar cuando el titular del sindicato de los mecánicos, José Rodríguez, se reunió con los presidentes de las automotrices. Claro que en ese encuentro se fijó también una estrategia para presentarlo de manera políticamente aceptable. Por eso, no hablan en las empresas de un aumento de 35%, muy por encima de la pauta de 20% que el gobierno acordó con Hugo Moyano.

Según lo definido en ese cónclave, que deberá ser avalado por el Ministerio de Trabajo, los empleados de las terminales recibirán ahora un aumento de 20% para los sueldos básicos más 5% no remunerativo hasta julio. A partir de entonces, se incorporará al salario. Además, se fijó un pago adicional a fin de año. Como los salarios en todas las terminales no son iguales, se abonará un pago fijo que significará aproximadamente 10%. En total, para los salarios más bajos representará un incremento de alrededor de 35% y el acuerdo tendrá vigencia hasta mayo de 2009.

Ayer, se dieron los últimos retoques al acuerdo durante una reunión que se realizó en la cámara que agrupa a las terminales (ADEFA) para poder firmarlo en los próximos días.

Como contrapartida de este fuerte ajuste, se convino también que a partir de 2009 los aumentos salariales no seguirán más la evolución de la inflación, sino las mejoras en competitividad. Esto se había establecido hace menos de dos meses, en una reunión que mantuvieron los presidentes de las terminales con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, como adelantó este diario. Ahí se estableció que empresas y sindicatos negociarán por fuera del ministerio y que sólo volvieran a esa dependencia para firmar el acuerdo. Esto se haría la semanapróxima con la presenciade Cristina de Kirchner. De esta manera, las empresas logran despejar en el horizonte de mediano plazo cualquier amenaza de paro. Es que en la actualidad, la industria está trabajando al máximo de sus posibilidades para abastecer el mercado interno con demoras en las entregas de más de 3 meses en algunos casos. A esto se suman los importantes compromisos en materia de exportación ya que las terminales venden al exterior alrededor de 80% de su producción.

  • Crecimiento

    Pese a que en algunos sectores hay señales de enfriamiento de la actividad, en el automotor sigue creciendo el nivel de demanda y se estima para este año un volumen de ventas de más de 600.000 unidades.

    Este fuerte ajuste salarial impactará obviamente en los precios de los 0 km, que en los últimos meses no dejan de subir. Si bien el costo laboral impacta en menos de 5% en el valor de un auto, el acuerdo con SMATA servirá de marco para las negociaciones que se llevan a cabo en las empresas autopartistas (muchas están agrupadas en la UOM que, obviamente, no va a querer quedar atrás del SMATA). En este caso, el costo laboral puede superar 50% del valor de una pieza y éste se traslada al precio que finalmente pagan las automotrices al comprar sus insumos.
  • Dejá tu comentario