Funes de Rioja: "Los empresarios somos parte de un país con cultura inflacionaria"

Economía

El titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), sostuvo que "esa cultura inflacionaria no es buena para el país ni para la sociedad".

El titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), Daniel Funes de Rioja, afirmó que “de esta Argentina somos responsables todos” y admitió que “los empresarios somos parte de un país con cultura inflacionaria, que no es buena para el país ni para la sociedad”.

En diálogo con Radio 10, Funes de Rioja pidió buscar “soluciones articuladas” para contener la inflación porque “las políticas restrictivas lo que hacen es restringir la oferta, hay carencia de insumos y también aumentan los precios”.

Dijo que desde la COPAL “estamos a favor del dialogo político y social que propone el Gobierno” y llamó a “una concertación económica y social en un contexto de política macroeconómica”, en la que el acuerdo con el FMI “es muy importante, porque da las bases de una resolución razonable para cumplir los compromisos”.

Pidió además “corregir el marco económico y darle previsibilidad al tipo de cambio y la emisión monetaria, que son factores que influencian el proceso inflacionario”.

Funes de Rioja reiteró que los empresarios “no somos la causa, somos la consecuencia” de esos factores que producen el alza de precios, entre los que también incluyó a la suba del precio de los commodities. “Algunos insumos y materias primas aumentaron entre 80% y 90%, y hay que tener en cuenta que para hacer pan se necesita trigo, para el aceite se precisa girasol o soja, para el chocolate se necesita del cacao importado”.

Y criticó por otro lado “la competencia desleal que representa la economía informal, porque quien no paga impuestos puede buscar el insumo a cualquier precio”.

“En el mundo no hay inflación, pero en la Argentina es característica. De esta Argentina somos responsables todos. Los empresarios somos parte de un país con cultura inflacionaria, que no es buena para el país ni la sociedad, porque los más castigados son los sectores más pobres. Y yo como vendedor de alimentos quiero venderlos, no quiero ponerles un precio que nadie los pueda comprar”, concluyó.

Dejá tu comentario