La inflación en EEUU alcanzó su nivel más alto desde la crisis global de 2008

Economía

En comparación con septiembre de 2020, los precios subieron un 5,4%, más que el aumento interanual del 5,3% observado en agosto y marcó el nivel más alto en 13 años. 

El índice de precios al consumo en Estados Unidos repuntó en septiembre, impulsado por el aumento del costo de la energía y las interrupciones de la cadena de suministro mundial. Marcó así su nivel más alto desde 2008, cuando se elevó en medio de la crisis financiera global que se desató tras la caída de Lehman Brothers.

La inflación se aceleró en septiembre hasta el 0,4% respecto al mes anterior, frente al 0,3% registrado en agosto, según datos publicados el miércoles por el Departamento de Trabajo, mientras que los analistas esperaban que fuera plana. En comparación con septiembre de 2020, los precios subieron un 5,4%, más que el aumento interanual del 5,3% observado en agosto y marcó el nivel más alto en 13 años.

Si se excluyen los precios de alimentos y combustibles, que son los más volátiles, la inflación subyacente en septiembre fue del 0,2 %, con una tasa anual del 4 %.

Los precios de la energía subieron en septiembre un 24,8 % y los de los alimentos subieron un 4,6 %, según el informe del gobierno. Los precios que pagan los consumidores por la gasolina aumentaron un 1,2 % el mes pasado y han subido un 42,1 % en un año. Los índices de precios de alimentos y de vivienda contribuyeron en más de la mitad de los incrementos mensuales.

La inflación es uno de los principales motivos de preocupación en EEUU, ya que se encuentra en niveles no vistos en más de una década. Hasta ahora, la Reserva Federal ha insistido en que las tasas elevadas de inflación tendrán un carácter transitorio, aunque el dato de este miércoles demuestra que no terminan de bajar como esperaba el banco central.

Los precios y el pedido del FMI

Los gobiernos deberían abstenerse de recurrir a subsidios generalizados en el sector energético a pesar del aumento de los precios, recomendó el miércoles el FMI, instando a los países a acelerar su transición a la energía verde.

Los subsidios de amplio espectro son costosos, por lo que los responsables de la formulación de políticas deberían utilizar ayuda específica para ayudar a las familias de bajos ingresos más afectadas por el reciente aumento de los precios de la energía, dijo Paulo Medas, del Departamento de Finanzas Públicas del FMI.

Los subsidios generalizados "benefician a los hogares ricos que no necesitan el apoyo", lo que los hace "muy costosos", señaló Medas en rueda de prensa.

Además, "no son amigables con el medio ambiente, de hecho, conducen a incentivos muy negativos" al apoyar el consumo de energías contaminantes, agregó.

El FMI recomienda "utilizar un apoyo más específico para los más vulnerables y los más afectados", incluidas las transferencias de efectivo o el subsidio de las facturas de electricidad para las familias de bajos ingresos.

Los precios del petróleo han estado subiendo en las últimas semanas a picos históricos, superando los u$s80 el barril, incrementando temores de un aumento permanente de la inflación. Medas dijo que la subida de los precios de la energía se esperaba hasta cierto punto en tanto la demanda mundial se recupera con el repunte de la pandemia de covid-19, pero subrayó que el FMI promueve que los países avancen hacia más energía verde.

"La realidad es que hemos enfrentado estas grandes volatilidades en los precios del petróleo y el gas durante mucho tiempo. Y la única forma de lidiar con esto de manera permanente" es invertir más en energías renovables, indicó.

Dejá tu comentario